Varios retenes trabajaron durante la noche para controlar el fuego que encendió ayer las alarmas en la zona de Cuéllar (Segovia) y que a las 9.20 horas descendió a nivel 0 de Infocal. El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar confirmó esta misma mañana que los profesionales que se encuentran en la zona de la localidad segoviana de Frumales esperan controlar y extinguir pronto los muchos puntos calientes que todavía existen para conocer exactamente las causas que originaron las llamas en la tarde de ayer.

A falta de conocer el dato exacto se estima que el fuego arrasara entre unas 30 o 40 hectáreas y por el momento continúan trabajando un helicóptero, un hidroavión del Ministerio de Medio Ambiente, dos agentes, un técnico, dos retenes, y tres autobombas. López-Escobar celebró el “gran trabajo de todos para evitar que el fuego devorara uno de nuestros montes a ambos lados del Cega”, para referirse al río que atraviesa la zona de la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar.

No lo tuvieron fácil los efectivos allí desplazados para apagar las llamas debido a las complicaciones que presenta un terreno arenoso en el que se extienden grandes extensiones de dunas. Según explicó el delegado territorial a la agencia Ical, una de las autobombas se quedó atrapada durante más de una hora y tuvo que ser rescatada por una grúa desplazada hasta la zona. El fuego extendido por las copas de los árboles complicaron además las labores de las cuadrillas de tierra al provocar que las ramas cayeran continuamente el suelo provocando nuevos focos.

Las causas, que por el momento se desconocen, apuntan según varias fuentes consultadas a que se trataría de un incendio provocado posiblemente por cangrejeros que, por la hora y el lugar, debían estar pescando en el río. Aunque tampoco está confirmado que el fuego se originara en el propio río Cega, los indicios señalan que comenzó desde una de sus orillas y probablemente por una hoguera encendida. Por su parte, el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar incidió en que no existen pruebas concluyentes para determinar el origen del incendio por lo que esperará hasta que concluyan las investigaciones para dar a conocer las causas del mismo.

El primer incendio del verano en la provincia de Segovia que ha tenido lugar solo dos días antes de activar el dispositivo estival de prevención, tuvo que lamentar únicamente pérdidas materiales en extensión de montes públicos. “Aunque es más de lo que deseamos que es cero”, explicó López-Escobar, el incendio fue controlado en menos de 24 horas y no hubo que lamentar pérdidas humanas.