Alrededor de 45 personas han accedido en Segovia ha realizar la prueba rápida del VIH. Una iniciativa que nace de la Consejería de Sanidad y el Consejo de Colegios Profesionales de Farmacéuticos de Castilla y León, de forma piloto, para implantar el diagnóstico precoz del virus de inmunodeficiencia humana. “Comodidad, rapidez y discreción, ya que las pruebas son anónimas” son las características que las personas que han participado en esta iniciativa han destacado en Segovia. Así lo ha transmitido a esta redacción Luis Teófilo Mateos Rodríguez, regente de la única farmacia participante en Segovia situada en la calle San Francisco, 9.

En el caso segoviano ninguna persona ha resultado contagiada como ha señalado Mateos Rodríguez y por el momento la campaña se extenderá hasta diciembre, cuando con motivo del Día Mundial del Sida, se haga un primer balance de la actuación y de su repercusión.

Con una pequeña muestra de sangre como la que se recoge de las pruebas de un diabético, se realiza, a las personas mayores de 16 años, un cribado negativo de la presencia de anticuerpos y de antígenos del virus, de manera que si el resultado es negativo la persona no está contagiada; sin embargo, un resultado positivo indica la existencia de posibilidad de infección, por lo que es necesaria la confirmación a través de analíticas más específicas.

 

La importancia de poder actuar cuanto antes

La estimación sitúa el número de personas que, en España, están infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana entre 120.000 y 150.000, de las que más de una cuarta parte, más de 35.000 personas, desconoce esta condición.

La importancia de conocer tempranamente la existencia o no de un contagio por VIH es fundamental no sólo para evitar una posible transmisión a otras personas, la mitad de los nuevos contagios se deben a portadores que desconocía su situación, sino para iniciar de la forma más temprana los tratamientos existentes que permiten mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y aumentar su supervivencia; de hecho, los datos de 2009 indican que el 46% de los nuevos casos de VIH diagnosticados son tardíos y ya se encontraban en ese momento en situación de estar tratados con antirretrovirales.