La Confederación Regional de Comercio (CONFERCO) ha mostrado su preocupación por las consecuencias que tendrá en el tejido comercial de la Comunidad, la liberalización total de horarios que contempla el anteproyecto presentado en el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid. Consecuencias que se traducirán, según las previsiones de la Confederación, en una reducción de las ventas en los comercios de la región, fundamentalmente de las provincias más próximas a Madrid.

Confreco reitera que la liberalización total de horarios comerciales no está justificada sobre ninguna demanda en este sentido de los consumidores, y que si se aplicara en Castilla y León la pérdida de puestos de trabajo directos rondaría los 10.000-15.000. «Ni la situación económica del país ni la específica del sector comercio aconsejan poner en riesgo tan elevado número de empleos, creando inquietud y añadiendo dificultades a un tejido comercial ya demasiado castigado por la crisis», señalan.

Los empresarios consideran que esta medida supondría un agravamiento de la situación para miles de microempresas, autónomos y pymes que conforman el tejido comercial de la región; y añaden que existen otras materias más urgentes como al comercio electrónico que permitiría realizar operaciones las 24 horas de los 365 días del año.

En este sentido, Conferco ha recordado que en Castilla y León el calendario de apertura en domingos y festivos está regulado con el consenso de todos los agentes implicados, desde la Administración hasta los agentes sociales, y por tanto está suficientemente consolidado como para que no se plantee ningún cambio al respecto.