Un anciano ha sido condenado a pagar 180 euros por el Juzgado de lo Penal de Segovia por un delito de maltrato animal. El acusado E.C.P. mayor de edad, de nacionalidad española, sobre las 12:30 del día 8 de abril de 2010 y en la calle Prado Grande de la localidad de San Rafael, comenzó a golpear con un bastón a un cachorro de perro de cuatro meses de edad porque mordisqueaba la ropa que su hijo tenía tendida, según informaron a través de un comunicado el presidente de la protectora de animales segoviana El Refugio.

A consecuencia de los golpes. el animal sufrió una fuerte contusión en la cabeza con herida abierta, traumatismo craneoencefálico con incoordinación motora, estupor, shock y sintomatología neurológica, traumatismo ocular severo con perforación y prolapso del contenido intraocular derecho, epístasis, disnea severa con respiración abdominal, mucosas cianóticas y múltiples contusiones por extensas zonas del cuerpo. Lesiones que supusieron un grave menoscabo físico del animal, con la pérdida total de visión del ojo derecho.

Una vez que el animal se hallaba tendido en el suelo por los golpes, el acusado lo arrastró varios metros hacia la parte trasera de un transformador de electricidad, donde fue hallado por el Policía Local de El Espinar nº 6807, cuyo auxilio fue solicitado previamente por una mujer, que se encontraba en el lugar de los hechos en compañía de su nieto, siendo ambos testigos de lo sucedido y solicitando a su vez la ayuda de la Protectora El Refugio, quien se hizo cargo del animal y de su asistencia veterinaria, trasladándole a sus instalaciones.

Gracias a la gestión de la protectora, el cachorro de nombre “Bus”, se encuentra felizmente adoptado por una familia y el hombre que le propinó la  paliza ha sido condenado al pago de una multa de 180 euros y permanecer un año en situación de custodia familiar. “Este delito ha sido juzgado bajo nuestro antiguo código penal. Por el vigente código, la sentencia hubiese sido mayor. La condena del maltrato a los animales no sabe de sexo, raza ni edad. El que la hace, la paga y nuestra dedicación va a seguir siendo que cada vez lo paguen más car.”, apunta Nacho Paunero, presidente de la protectora que se encuentra inmersa en cerca de un centenar de procedimientos penales, civiles y administrativos en diferentes comunidades autónomas.