La Junta de Castilla y León ha iniciado el cambio de las 228 señales que establecían la prohibición de circular a más de 120 kilómetros por hora en los 300 kilómetros de autovías autonómicas, ante la entrada en vigor del Real Decreto que establece la reducción de la velocidad máxima para estas vías a 110 kilómetros por hora. La Consejería de Fomento ha optado, al igual que el Ministerio, por la técnica de la pegatina plastificada para toda el área blanca que lleva impresa la numeración.

En ese sentido, según informaron a Ical fuentes de este departamento, los operarios de las empresas encargadas de la conservación y de la concesionaria de la Autovía de Pinares (A-601), que une Valladolid y Segovia, iniciaron a partir de las seis de la mañana la tarea de cubrir la parte central de las señales con las pegatinas que establecen la obligación de no rebasar el límite de los 110 kilómetros por hora. Una labor que concluirá, previsiblemente, mañana.

Esta decisión del Gobierno de España afectará a cuatro autovías autonómicas de Castilla y León. De esta forma, un total de 228 señales, que ahora prohíben circular a más de 120 kilómetros por hora, deberán ser modificadas. De ellas, 102 están instaladas en la Autovía del Camino de Santiago (A-231), que conecta León y Burgos; 100 en la Autovía de Pinares (A-601), que une Valladolid y Segovia; 14 en el ramal Toreno-Cubillos del Sil de la Autovía Ponferrada-Villablino (A-631) y 12 en el tramo Palencia-Magaz de Pisuerga de la A-610.

Asimismo, los tramos Cubillos del Sil-Toreno (León) y Magaz-Palencia serán las primeros en lucir ya hoy las pegatinas de 110 kilómetros por hora, una restricción para ahorrar combustible, que tendrá vigencia por lo menos hasta julio. El cambio de las señales se prolongará hasta mañana en las otras dos vías –A-231 y A-601- por tener una mayor longitud.