La campaña de promoción ‘5 Días de El Dorado’, que alcanza su sexta edición, ha conseguido que el consumo de cochinillo de Segovia marca de garantía se haya multiplicado por cinco en el conjunto de los restaurantes integrados en la Asociación para la Promoción del Cochinillo de Segovia (Procose), que han facturado la ración a los clientes a la mitad del precio que figura en carta.

El gerente de Procose, José Ramón Marinero, ha manifestado que la iniciativa ha sido “todo un éxito”, al alcanzarse los 1.190 cochinillos en asado consumidos en el conjunto de los 32 restaurantes de la asociación. Cifra record, ya que supera el millar de la edición anterior. Calculando que en cinco días normales, sin promoción, se consumen en torno a 230 cochinillos, este año, la cifra se ha multiplicado por cinco, cuando el crecimiento de 2010 se quedó en el 400 por ciento.

Después de recabar información en los 32 restaurantes participantes, tanto de Segovia como de Madrid, según Marinero, la opinión común fue que esta iniciativa va aumentando cada año y, además, aseguró que traspasa fronteras, ya que un gran número de establecimientos segovianos han destacado que han recibido la visita de personas de fuera, prueba también de la repercusión que tiene el desarrollo de esta campaña, lo que es muy importante porque pone de relieve la eficacia de la promoción del producto marca de garantía que viene realizando Procose.

Entre las anécdotas, un restaurante ha contado con varias reservas desde El Escorial (Madrid), donde esta iniciativa ha sido muy comentada, según los clientes. Una gran sorpresa se llevaron varios turistas que visitaban Segovia cuando, en los tres restaurantes diferentes donde pidieron cochinillo, les informaron que el precio de la ración estaba fijado en un 50 por ciento menos, estos días. Su reacción fue pedir otra ración, incluso un grupo de tres personas pidió tres raciones y, al final, se comió el cochinillo entero.

Esta campaña se desarrolla en colaboración con la Obra Social y Cultural de Caja Segovia. En esta ocasión, el viernes y sábado pasado, los comensales pudieron participar de visitas guiadas a la exposición ‘Lamolla, Espejo de una época’. La muestra, que tiene lugar en el Torreón de Lozoya, reivindica la obra de Antoni Garcia Lamolla (Barcelona, 1910-Dreux, Francia, 1981), concebido como uno de los principales del arte español del siglo XX dentro de la vanguardia surrealista de los años treinta, pero que no alcanzó todo el reconocimiento por el drama de la guerra, que se interpuso en su carrera.