El Ayuntamiento de Coca, Segovia, ahorra 84.000 euros anuales gracias a las calderas de biomasa que el municipio ha instalado desde el año 2002, una cantidad que supone alrededor de un 40 por ciento menos de lo que consumía en los centros públicos con equipos de combustibles de gas o diesel. La inversión en aquel momento fue de 25.000 euros, a través de subvenciones. “En ese momento, nos asustó la idea, pero luego el bolsillo lo ha notado”, explicó el regidor del municipio pinariego, Juan Carlos Álvarez.

Álvarez expuso hoy su experiencia “positiva” en el Congreso Bioenergía para Municipios (Biomun), que se celebra en el marco de Expobioenergía (Feria de Valladolid), a otros 60 municipios interesados en la instalación de este tipo de infraestructuras, que les podría servir para abaratar el coste energético de edificios públicos. Es el caso de Coca, donde Álvarez enumeró una serie de centros en los que el Consistorio se ha ahorrado grandes cantidades de dinero con la implantación de este tipo de calderas. «Las tenemos en colegios, polideportivos, el balneario, la piscina climatizada, el Ayuntamiento o en naves públicas”, dijo.

Al igual que otros ayuntamientos, Coca, con 2.000 habitantes, debe afrontar pagos de nóminas, deuda pública y gasto corriente, “y este ahorro se nota”, señaló el alcalde, quien consideró que España es un país con una foresta “impresionante, pero muy abandonada”. “Es una gran oportunidad, porque la masa que se extrae de los clareos se utiliza para la biomasa y contribuye a la menor generación de incendios”, apostilló.

Álvarez rechazó que este tipo de proyectos se puedan ejecutar únicamente en zonas con importantes masas forestales, como lo es la de Coca, y aseguró que en cambio es extrapolable a lugares que no lo son. Simplemente, añadió, hay que comprar los pellet.

Incluso indicó que incluso cualquier panadería puede instalar un quemador de este tipo y quitar el de gas o gasoil, “y se ahorraría un 50 por ciento en los costes”.

El regidor lamentó también que “nunca” ha habido un gran apoyo a la bioenergía desde las administraciones. Ejemplo de ello es que, según recordó, él mismo le presentó un plan específico al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que si se hubiera aplicado en España el país “hubiera ahorrado 1.400 millones de euros en energía, se hubieran creado 84.000 empleos directos y 320.000 indirectos”.

 

Punto de encuentro

El Congreso Bioenergía para Municipios (Biomun) es un punto de encuentro de responsables municipales sobre las mejores soluciones para rebajar el gasto corriente de la factura energética municipal, generar empleo y mejorar la sostenibilidad medioambiental.

El objetivo es que ayuntamientos que ya han puesto en marcha equipos de ahorro energético con casos reales a través de biomasa, como el de Coca, expliquen al resto su experiencia. De hecho, han participado a lo largo de la jornada de hoy más de 60 representantes de consistorios. En la actualidad, en Castilla y León se contabilizan más de 40 administraciones locales que ya tienen instalados este tipo de equipos en edificios públicos.

En Biomun, alcaldes y miembros de corporaciones locales tienen la oportunidad de adquirir conocimientos, compartir experiencias y recibir asesoramiento sobre el uso de la biomasa para generación de energía, un ámbito que ofrece interesantes soluciones para rebajar el gasto corriente de la factura energética municipal, además de generar empleo local de forma duradera. El uso de la biomasa contribuye no solo al ahorro energético y a la protección del medio ambiente, sino también a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a través de la creación de puestos de trabajo estable, según informaron fuentes de Expobioenergía.

Las eficientes soluciones que se plantean en Biomun a partir de la presentación y explicación de casos reales de diferentes aplicaciones de la biomasa para generación de energía en diferentes municipios, servirán de guía para corporaciones locales interesadas en introducir la biomasa en sus sistemas.