El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, destacó hoy que el Informe PISA elaborado por la OCDE confirma que “Castilla y León educa muy bien”, ya que la Comunidad es la que obtiene mejores resultados de España en las tres áreas analizadas, comprensión lectora, Matemáticas y Ciencias, y además logra un resultado global (media de los tres apartados) de 511 puntos, “por encima de las media nacional y de la OCDE”.

A este respecto, Herrera incidió en que esta evaluación coloca a Castilla y León a la cabeza de las 14 comunidades autónomas que se han sometido voluntariamente al examen y “por encima de países tan significativos” como Alemania, Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Austria, Italia y Portugal, todos ellos con más puntuación que España.

El responsable autonómico reseñó, por el contrario, que la Comunidad está por detrás de algunos países europeos, como Finlandia y Países Bajos, y de otras naciones como Japón, Corea de Sur y Canadá, que consideró que deben ser “la referencia” que oriente las mejoras en el sistema educativo que siga introduciendo la Junta.

Respecto a los resultados por áreas, Herrera remarcó que Castilla y León ocupa el primer lugar en las tres, en el caso de Matemáticas y Ciencias “muy destacada” del resto, y en lectura, “empatada con la Comunidad de Madrid”. “Estos datos no son fruto de ninguna casualidad estadística ni tampoco creemos que son datos aislados, sino que confirman y consolidan una tendencia firme de calidad en nuestro sistema educativo, que ya quedó patente en los informes PISA de 2003 y 2006”, valoró el presidente. 

Asimismo, apuntó que este análisis presenta “importantes coincidencias” con los resultados obtenidos en la evaluación general que llevó a cabo el curso pasado el Ministerio de Educación a los escolares de Cuarto de Primaria de toda España, en la que Castilla y León se situó en las tres primeras posiciones de las tres áreas de conocimiento examinadas.

“Las pruebas del Informe PISA reflejan la coherencia y la consistencia del sistema educativo de Castilla y León”, remarcó Herrera, quien aseguró que la región cuenta con un “modelo equilibrado y que está dando buenos resultados” ya que, junto a su contrastada calidad, también es “equitativo” porque permite que todos los niños accedan a él en condiciones de igualdad al margen de su lugar de residencia.

“Esto demuestra que aquí se están haciendo las cosas con seriedad, no que seamos perfectos”, añadió el responsable autonómico, quien aclaró que no pretenden “dar ejemplos” a nadie de cómo se debe actuar en esta materia. “Podemos seguir mejorando y tenemos que hacerlo, pero estamos acertando” en la línea a seguir, puntualizó Herrera.

Además, defendió la validez del modelo autonómico a la hora de gestionar materias tan importantes como la educación porque resaltó que las comunidades están “más cerca de lo que interesa a los ciudadanos”. “El mantenimiento de la calidad de los grandes servicios públicos justifica nuestra propia existencia como comunidad autónoma”, concluyó.

 

Comparación con España

El presidente de la Junta destacó que todas estas buenas notas que está logrando la educación regional se deben en gran medida a “la continuidad y la estabilidad” de las políticas educativas desde que la Junta asumió las competencias en 2000, que contrapuso con “la falta de estabilidad” de los marcos normativos a nivel nacional, modificados varias veces por los sucesivos gobiernos en el poder, lo que cree que ha hecho “mucho daño” a la educación en España.

En esta línea, apuntó que los datos del Informe PISA referidos al conjunto del país “no son tan favorables”, reflejan “un cierto estancamiento” y muestran que “hay más diferencias entre las comunidades autónomas españolas que entre muchos países de la Unión Europea”. Por ello, consideró que hay que hacer “una profunda reflexión” e intentar buscar “pactos” entre el Estado y las comunidades autónomas para mejorar el sistema. Asimismo, mostró su disposición a llegar con el Ministerio “a cuantos acuerdos sean posibles” para impulsar una educación de calidad.

Por otra parte, Herrera incidió en que la Junta no se ha metido en los últimos años “en charcos inútiles, pese a la crítica de unos y la incomprensión de otros”, y que ha dado “una respuesta sensata” a conflictos como el de la presencia de crucifijos en las aulas y la oposición de una parte de la sociedad a la asignatura de Educación para la Ciudadanía. “Preferimos centrarnos en la educación”, apostilló.

 

Causas

El presidente regional aseguró que “los verdaderos protagonistas del éxito educativo” de Castilla y León son los profesores, los padres y los alumnos. De los primeros destacó su “profesionalidad, esfuerzo, vocación y dedicación”, así como la política llevada a cabo por el Ejecutivo autonómico para dar “estabilidad” a este colectivo a través de la reducción de las elevadas tasas de interinidad que existían antes de asumir las competencias y también para mejorar su capacitación a través de los programas de “formación continua”. 

En cuanto a los padres, Herrera se felicitó por que en la Comunidad perviva una “red familiar” que permite atender a todos sus miembros y que en educación supone la “implicación” de los padres en “el concepto educativo”, reforzada por el Gobierno regional con diversas ayudas y servicios para garantizar la igualdad de oportunidades y la conciliación de la vida familiar y laboral.

Herrera quiso además reconocer “el esfuerzo y la actitud responsable” de los alumnos en “un sistema que pretende ser de exigencia, no de complacencia” y cuyos resultados “ponen de relieve el arraigo del valor del trabajo y del mérito”.

Asimismo, señaló que un cuarto factor que ha contribuido a la buena valoración del sistema educativo son “los contenidos” ya que recordó que la Consejería “mejoró” los currículos para destinar más tiempo a “materias básicas, como las matemáticas y la lengua” y además ha llevado a cabo importantes planes de fomento de la lectura o para el aprendizaje de idiomas extranjeros y de lenguaje digital.

 

Futuro

El presidente destacó que “pocas noticias puede haber más transcendentales para una comunidad autónoma que aquellas que se refieren a la calidad del sistema educativo” porque eso supone “hablar de futuro” y de la “necesidad” de crear un “nuevo modelo económico basado en el conocimiento”.

Respecto al ligero descenso de la puntuación en Ciencias y en Matemáticas con respecto al Informe PISA 2006, Herrera incidió en que estos datos animan a la Junta a “seguir trabajando” y que se analizarán para ver cómo se pueden mejorar. “Hay que seguir haciendo un esfuerzo continuo”, remarcó.

Asimismo, resaltó el “prestigio” de la evaluación realizada por la OCDE, que calificó como “un referente científico en cuanto a rigor, transparencia e independencia” ya que apostilló que además tiene “una perspectiva eminentemente práctica”, lo que permite a las administraciones competentes conocer de una forma exhaustiva cómo se encuentra su área y “ayuda a seguir mejorando”.

El Informe español PISA 2009 sintetiza los datos más destacados del Informe Internacional elaborado por la OCDE sobre los resultados obtenidos por los 67 países participantes -los 33 miembros de la OCDE más 34 países asociados-. La muestra de Castilla y León está formada por 1.515 alumnos de 15 años de 51 centros de toda la Comunidad. A este respecto, Herrera recordó que los estudiantes objeto del estudio fueron seleccionados por la propia OCDE “de acuerdo con sus criterios objetivos y representativos”.