Un total de 79.195 contribuyentes se beneficiarán de las deducciones de la Junta de Castilla y León en la Campaña de la Renta 2010, que comienza el próximo martes 3 de mayo y que concluye el 30 de junio. Según los cálculos avanzados por la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, casi 80.000 ciudadanos de la Comunidad se ahorrarán algo más de 12,6 millones de euros.

Así lo señaló Del Olmo tras firmar un convenio de colaboración con el presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Miguel Ángel García Nieto, para la puesta en marcha de 89 oficinas de asesoramiento a los ciudadanos, que estarán ubicadas en 77 municipios de toda la geografía española.

Según explicó Del Olmo, la Junta de Castilla y León aplicará 11 deducciones sobre la cuota íntegra autonómica del IRPF durante la Campaña de Renta 2010. Así, incidió en que las ventajas autonómicas en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) tienen como objetivo fundamental el apoyo a las familias. Para ello, la Junta tiene establecidas deducciones por nacimiento o adopción de hijos, por adopción internacional, por familia numerosa, por cuidado de hijos menores y para mayores dependientes, que son de aplicación a las declaraciones del ejercicio 2010.

Junto a esto, el Gobierno de la Comunidad Autónoma persigue fomentar la emancipación de los jóvenes -mediante las deducciones por adquisición de la primera vivienda en núcleos rurales y por alquiler-, las iniciativas emprendedoras -a través de la deducción por autoempleo de mujeres y menores de 36 años- y el cuidado del patrimonio -por medio de la deducción por cantidades donadas o invertidas para la rehabilitación del patrimonio histórico, cultural y natural-.

Como novedad, este año los contribuyentes pueden aplicarse una deducción por las inversiones que hayan realizado en su vivienda habitual en 2010 en obras de carácter medioambiental.

Este conjunto de medidas fiscales implica “un importante esfuerzo” para las arcas autonómicas en un momento de crisis como el actual y se enmarca dentro de la apuesta del Gobierno de Castilla y León por las rebajas de impuestos, que se ha plasmado, por ejemplo, en la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre familiares directos.

En el caso concreto del IRPF, la Consejería de Hacienda calcula que 79.195 castellanos y leoneses podrán beneficiarse de las ventajas autonómicas, que se traducirán en un ahorro fiscal ligeramente superior a los 12,6 millones de euros. En concreto, se estima que las deducciones de apoyo a la familia favorecerán a 39.502 personas por importe de 6,5 millones de euros; las relacionadas con la vivienda, a 16.959 declarantes de Renta, por valor de 5,1 millones; las del autoempleo a 314 ciudadanos, que dejarán de abonar casi 180.000 euros, y las vinculadas al patrimonio a 22.420 contribuyentes, que se ahorrarán 800.000 euros.

 

Asesoramiento

Para facilitar la elaboración de la declaración, la consejera de Hacienda rubricó un acuerdo con el presidente de la FRMP, en representación de todos los municipios, para la puesta en marcha de los puntos de asesoramiento gratuito. Según defendió, García Nieto este acuerdo persigue “acercar los servicios a los ciudadanos” para que puedan elaborar su declaración, sobre todo, dijo, de aquellos que lo tienen más difícil como las personas mayores.

Según Del Olmo, estas oficinas son una manera de atender a una población “dispersa”, que dará empleo a 70 personas, que ya han sido formadas previamente, así como otras doce contratadas por parte de las entidades financieras. De este modo, los contribuyentes podrán acudir a 89 puntos de atención distribuidos por toda la región, previa petición de cita en los teléfonos 901 22 33 44 y 901 12 12 24.

En concreto, la Junta prestará el servicio en sus sedes de las nueve capitales de provincia y de las ciudades de Miranda de Ebro, Aranda de Duero y Ponferrada. Además, se habilitarán dependencias para confeccionar las declaraciones en otros 77 municipios. Esto último será posible gracias a los convenios que ha firmado hoy la consejera Pilar del Olmo con los ayuntamientos de esas poblaciones, en el marco de la cooperación iniciada en 2004 con la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP).

La “excelente aceptación” del servicio el año pasado, con 61.139 declaraciones realizadas en las oficinas de la Junta, ha llevado a la Consejería de Hacienda a mantener los puntos de atención en las mismas localidades. El balance de la campaña del año anterior revela que en 2010 se presentaron por esta vía 4.665 declaraciones en Ávila, 10.228 en Burgos, 9.382 en León, 5.223 en Palencia, 5.712 en Salamanca, 4.835 en Segovia, 6.159 en Soria, 10.227 en Valladolid y 4.708 en Zamora.

Segovia contará con nueve oficinas para la elaboración de la declaración situadas en Cantalejo, Carbonero el Mayor, Coca, Cuéllar, El Espinar, Riaza, Santa María la Real de Nieva, Segovia y Sepúlveda. Las demás provincias contarán en Ávila con oficinas en diez municipios; Burgos en doce; León, en doce; Palencia, en nueve; Salamanca, en nueve; Segovia, en nueve; Soria, en diez; Valladolid, en once; y Zamora, en ocho.

Como en años anteriores, el servicio se realizará con el programa PADRE una vez concertada la cita. Para ello se puede llamar al 901 22 33 44, que funcionará entre el 28 de abril y el 29 de junio en horario ininterrumpido de 9 a 20 horas, o contactar con el teléfono automático 901 12 12 24, operativo desde el 15 de abril hasta el 29 de junio las 24 horas del día. El plazo para presentar las declaraciones se inicia el 3 de mayo y acaba el 30 de junio.

 

Deducciones autonómicas

Además, el departamento de Pilar del Olmo ha puesto a disposición de los ciudadanos un teléfono de información y asistencia, el 901 240 240, en el que se pueden efectuar consultas sobre las deducciones autonómicas de 8 a 20 horas de lunes a viernes y de 9 a 14 horas los sábados.