Carlos Tejedor ha presentado esta tarde su dimisión en la Cámara de Comercio de Segovia para ocuparse de la delicada situación que atraviesa Dibaq Diproteg, compañía que preside, y que se encuentra inmersa en un concurso voluntario de acreedores en búsqueda de financiación que garantice su viabilidad. Primero ante el comité ejecutivo, y después ante pleno, Tejedor ha hecho pública su renuncia. A partir de ahora, y hasta que se abra un proceso electoral, será Pedro Palomo, presidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES) y vicepresidente primero de la Institución Cameral, el que asuma la presidencia temporal con un proyecto “continuista” que seguirá impulsado “el plan estratégico” iniciado por Tejedor, con el respaldo del plenario.

Así, lo indicó en declaraciones a Segoviaudaz.es, tras valorar “el liderazgo ejemplar” del presidente saliente que “nos ha impregnado de optimismo y nos ha dado ejemplo haciéndonos pensar que las cosas tiene solución”. Palomo, que no confirmó si concurrirá a los comicios como presidente a la Institución Cameral tras la próxima apertura de un proceso electoral, aseguro que el objetivo ahora es que la Cámara “tenga continuidad en un momento muy difícil”, con una nueva ley de Cámaras, “que va a complicar un cambio profundo en la estructura jurídica”.

Por su parte, Tejedor agradeció la dedicación de la plantilla de la Cámara y mostró su satisfacción del trabajo efectuado desde su toma de posesión en abril de 2010, “una grata experiencia y un trabajo muy gratificante”. En este sentido, ha incidido en “la humildad y el esfuerzo”, así como en el trabajo proactivo que la institución ha llevado a cabo conforme un plan estratégico conformado por actividades de internacionalización, formación, formación nicho, actividades de desarrollo comercial y la Ventanilla Única Empresarial, que como ha destacado “por ahí parece que va la nueva Ley de Cámaras”, según las noticias recibidas.

No obstante, las dificultades que atraviesa su compañía, Dibaq-Diproteg, han hecho que el empresario decida abandonar su puesto para centrarse en la empresa, que espera “en breve” alguna noticia de la Junta de Castilla y León relacionada con la solicitud de la mitad de los 3,5 millones de euros que necesita la empresa. Tejedor ha calificado como “un sello” su paso por la Cámara de Comercio y el de la Federación Empresarial Segoviana y no descarta su vuelta a ambas instituciones una vez se restablezca la situación en Dibaq porque ha sido “muy gratificante” y compensan los esfuerzos y sacrificios llevados a cabo durante estos años.

 

El futuro de la Cámara

Tras las próximas elecciones que se celebrarán en un plazo de alrededor de 15 días, la Cámara de Comercio centrará sus esfuerzos en la configuración de la nueva estructura de la institución en la que no se descartan llevar a cabo los “ajustes que sean necesarios para hacer que la Cámara tenga futuro”, según ha señalado el nuevo presidente.

Palomo ha explicado que una vez anunciada la intención de crear el proyecto de Ley de Cámaras por parte del Secretario de Estado, el objetivo es que la Cámara “pueda llegar al otro lado de la orilla a pesar de la tormenta”. En este sentido, ha asegurado que toda la plantilla, en la que ha incluído a los miembros del pleno, así como al Comité Ejecutivo y demás personal, trabajará para conseguir una Cámara “sostenible”, adecuando ingresos y gastos.

No obstante ha señalado que habrá que esperar a las próximas semanas o meses para poder ver algún cambio, y que en todo caso habrá que analizar su funcionamiento según el contexto que surja tras la Ley de Cámaras. Palomo ha añadido  que en todo caso la intención del Gobierno es de llevarla a cabo antes de navidad, por lo que “ hacer cualquier cosa por anticipado es difícil”, como ha concluído.