Los concesionarios de la localidad de Cantalejo han organizado para el fin de semana del 25 y 26 de junio la primera subasta pública de vehículos de ocasión de Castilla y León, una iniciativa pionera, que se desarrollará en la plaza del municipio, en la que los interesados podrán adquirir coches desde el módico precio de 500 euros, con la garantía y el IVA incluidos. «Para llevar a cabo esta iniciativa hemos unido la experiencia de los veteranos y el carácter emprendedor juvenil», señaló Carlos Sancho, propietario de uno de los concesionarios.

Los vehículos partirán de un precio muy por debajo de su valor en mercado y serán subastados públicamente con el tradicional metodo de ‘el martillo‘, que permitirá a los pujantes adquirir el vehículo, con todas las garantías que ofrece una convocatoria promovida por concesionarios oficiales. El número de vehículos que saldrán a subasta estarán en torno al centenar, de los cuales, el 70% se subastarán el sábado, 25 de junio, y el 30% restante el domingo, 26.

Los profesionales del sector de la localidad briquera han decidido colaborar en esta iniciativa para frenar las consecuencias de la crisis.»La iniciativa de la subasta nos pareció muy interesante para paliar, en cierta medida, las consecuencias de la crisis y dar un empujón a las empresas, con el fin de que funcionen mejor», manifestó César Sanz, propietario de uno de los talleres que participan en la subasta.

Además, también se comercializarán otros automóviles, todos con garantía de un año, que permitirán la adquisición de automóviles standar pero también de vehículos de lujo. «En tiempos de crisis también es necesario reinventarse», explican.

Además, durante la jornada del sábado, la subasta se producirá a ‘sobre cerrado’. A través de una urna, los pujadores deberán introducir sus datos y una pequeña señal, de 50 euros, con la cantidad que ellos darán por el vehículo a subastar. Este recipiente se abrirá públicamente para que todos aquellos que han participado conozcan el importe final por el que será adquirido el automóvil y en aras de todas al certamen de la mayor transparencia.

Además, el domingo por la mañana, la subasta se efectuará por el tradicional método de ‘El martillo’. Un profesional animará una acción pública en la que, a mano alzada, los pujantes subirán 100 euros cada vez que superen la puja anterior. Los asistentes podrán encontrar coches familiares, furgonetas y otro tipo de vehículos aptos para el viaje y también para trabajar, como herramientas muy accesibles para autónomos y profesionales.

 

Un menú y actividades para niños

La localidad entera se ha volcado con la iniciativa. Tanto es así que todos los restaurantes están trabajando en el diseño de un menú para el público que, con motivo de la subasta, acuda hasta el municipio, y que podrán degustar los visitantes por 17 euros. Además, también se instalarán castillos hinchables para los más pequeños y actividades para que los asistentes puedan disfrutar de este pueblo.