La música clásica compartió este fin de semana protagonismo con los cañones de la Academia de Artillería de Segovia y las campanas de la iglesia de San Juan durante el segundo de los Conciertos de las Velas organizados por la Fundación Villa de Pedraza. Más de 45.000 candelas volvieron a iluminar por segunda vez este mes de julio las calles de esta localidad medieval, una cita que atrae a miles de visitantes.

Pero los preparativos para esta velada tan especial comenzaron muchas horas antes del atardecer, ya que los vecinos y voluntarios se encargaron desde por la mañana de distribuir las velas por las calles empedradas, los balcones, los jardines y las plazas. Y aunque el sol todavía estaba en lo más alto, a las cinco de la tarde se comenzaron a encender las primeras con la colaboración de las miles de personas que iban llegando a la villa medieval.

Una luz que también iluminó por la noche la actuación de la Orquesta Clásica Santa Cecilia, protagonista del segundo de los Conciertos de las Velas, que este año estrenaron ubicación debido al traslado del escenario de la plaza Mayor a la explanada junto al castillo.

La banda, integrada por profesores de dilatada experiencia que han tocado en los atriles de las más prestigiosas orquestas de España y de Europa, estuvo dirigida por Benjamin Lévy e interpretó música de cine con obras de Beethoven, Brahms, Strauss, Rossini o Bizte. El concierto se cerró con la ‘Obertura de 1812’ de Tchaikosky, acompañada de los cañones de los artilleros y las campanas de la iglesia de San Juan.

Fuentes de la organización señalaron que la venta de entradas en el primer concierto celebrado el pasado fin de semana ascendió a 1.600, una cifra que se superó en el segundo. La recaudación se destinará de nuevo a la rehabilitación de la antigua iglesia de Santo Domingo para convertirla en un centro cultural que programe actividades semanalmente en Pedraza.