La Patrulla Verde de la Policía Local comenzará en abril una campaña específica de vigilancia y control de los Talleres de Vehículos ubicados en la capital con el objetivo de comprobar que su actividad se desarrolla con arreglo a la legalidad. Se trata de evitar cualquier tipo de actuación que pueda perjudicar el medio ambiente y que esté fuera de la normativa en vigor.

Dependiendo del tipo de taller, de chapa y pintura, carrocería, o neumáticos, se analizarán distintos aspectos, aunque los titulares de los talleres deben saber que en general se comprobarán aspectos como la identificación de la actividad, la licencia de apertura de actividad y de puesta en marcha, el registro Integrado Industrial, la placa y distintivo, las hojas de reclamaciones, el registro documental o informático de productores y gestores, la inscripción como pequeño productor de residuos, el informe preliminar de situación de los suelos y la homologación de las cabinas de pintura.

Por otro lado, los agentes comprobarán cómo se gestionan los residuos peligrosos y los no peligrosos (su retirada, el gestor de residuos y el número de registro), así como el etiquetado, envasado y almacenamiento de los residuos.

También se comprobará la gestión de los gases refrigerantes, el almacenamiento de los neumáticos o su retirada y el vertido de aguas al alcantarillado/colector municipal, así como el proceso de depuración.

La Unidad de Servicios Especiales de Policía Local insistirá en que los talleres cumplan con todos estos aspectos y confían en que durante las inspecciones no se detecten infracciones de ningún tipo porque el objetivo de esta campaña no es la sanción sino la prevención y concienciación.

 

La inspección a Talleres de Vehículos forma parte de la actividad que desarrolla la Patrulla Verde de Policía Local que abarca desde el control de vehículos abandonados, al cumplimiento de la Ordenanza Municipal Reguladora de Tenencia y Protección de los Animales Domésticos (2006), pasando por la Vigilancia del uso correcto del mobiliario urbano, del cumplimiento de la normativa en materia de caza y comercio de animales y la realización de los controles preventivos de ruidos por vehículos de motor.

 

Sin duda, la colaboración de todos, especialmente de los propietarios de los talleres de vehículos, resulta fundamental para mantener una ciudad limpia y cuidada, segura y agradable.