Caja Segovia pagó en el año 2011 superior a 4 millones de euros a la Agencia Tributaria en concepto de “liberalidades” no declaradas como viajes de placer o regalos a sus directivos, que superaron el millón de euros, así como otras “irregularidades”, entre los años años 2003 y 2009, según desprendió Upyd de la documentación facilitada por la propia entidad en el procedimiento judicial de Bankia abierto por la Audiencia Nacional.

Según los datos expuestos hoy por el responsable de la asesoría jurídica del grupo político, Andrés Herzog y la portavoz de los magentas en la capital segoviana, Luciana Miguel, la entidad asumió directamente el pago de dicha cantidad sin presentar ningún tipo de alegación a la inspección, lo que “traduce que las cuentas no estaban bien presentadas”, señaló Miguel, a pesar de que el informe de la inspección determina que “exceden de las previsiones de los estatutos de la entidad y de la normativa reguladora de las cajas de Castilla y León”.

Entre los nuevos datos aportados por el grupo político esta misma mañana al Juzgado de Instrucción número 2 de Segovia para pedir la imputación del Consejo de Administración y de los miembros del Comité de Dirección, Upyd denunció que en 2011, Caja Segovia dotó con 12 millones de euros los planes de pensiones de sus directivos “aunque algunos ya estaban prejubilados en 2010”. Unas cantidades “inauditas”, como señalaron, aprobadas antes de su integración en Bankia “sin tener sentido”.

Además de estas remuneraciones que la portavoz segoviana de Upyd tildó de “estratosféricas”, el grupo pidió explicaciones por la ausencia de datos en el apartado “detalle de operaciones significativas realizadas por la entidad con los miembros del consejo de administración” del año 2010 dentro del Informe de Gobierno de la entidad. Según los datos que constan de dicho informe de 2010 en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el apartado “está vacío”.

Luciana Miguel explicó que la documentación aportada posteriormente por Caja Segovia al proceso judicial, explica que el presidente de la patronal segoviana, Pedro Palomo, mantenía una cantidad de 9 millones de euros en diferentes operaciones como hipotecas o créditos, mientras que el empresario José Manuel de la Fuente, que formaba parte del consejo a propuesta del PSOE, más de 2,5 millones de euros.

Regalos y liberalidades que, como aseguró Herzog, dan explicación de por qué los miembros del Consejo de Administración aprobaron todas esas escandalosas retribuciones en favor de los directivos” y por qué “a los directivos les interesaba tener contentos a los consejeros”. El asesor jurídico concluyó aseverando que “entre unos y otros han provocado el desfalco absoluto de la caja de ahorro y de su práctica desaparición”.

Mientras confiaron la apertura de diligencias y la imputación de los miembros del Consejo de Administración y Comité de Dirección, Upyd valoró que la actual gestora de la Fundación Caja Segovia se haya calificado como parte perjudicada “lo que es un paso” y esperó su colaboración en la investigación “y no intenten tapar lo sucedido”.