Tras varias horas de reunión, el Consejo de Administración de Caja Segovia ha decidido dar la espalda a integrarse dentro del proyecto Banca Cívica, liderado por Caja Navarra. La votación no ha dejado lugar a dudas: 12 votos en contra, 2 a favor y 3 en blanco. Son datos confirmados a Segoviaudaz.es por fuentes sindicales.

Si hace unas semanas, la fusión fría se daba por supuesto, a principios de esta semana comenzaron a saltar las dudas. Al parecer las discrepancias de la caja vendrían por la cuota de participación de Segovia en el proyecto Banca Cívica, que quedaría muy reducida, en torno al 5%.

Por su parte, el Consejo de Administración de Caja Ávila también ha rechazado esta tarde de jueves la integración en Banca Cívica, con 14 votos en contra y tres a favor.

En el caso de que los consejos de administración de Caja de Ávila y Caja Segovia hubieran votado el protocolo de integración de ambas entidades en el Grupo Banca Cívica, del que forman parte ya Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos, hubieran formado la sexta entidad financiera de España por activos, con 59.226 millones de euros.

 

¿Y por qué?

Caja Segovia ha asegurado que la propuesta vinculante presentado para integrarse en Banca Civica “lesiona intereses fundamentales” de la entidad en los territorios donde realiza su actividad. Así lo señala un comunicado oficial en el que se da cuenta del resultado del Consejo de Administración para “estudiar y analizar la propuesta unilateral, vinculante e improrrogable, efectuada por Caja Navarra, en su propio nombre, y en de Caja de Burgos y CajaCanarias, en relación con la posible adhesión de Caja Segovia al SIP de Banca Cívica”.

Según la entidad segoviana, se ha decidido desestimar la propuesta “por entender que los parámetros básicos de la misma lesionan intereses fundamentales y de los territorios en los que realiza su actividad”. Caja Segovia aprovecha para desear “la mejor suerte y ventura al proyecto Banca Cívica”, a la vez que recuerda que faculta al presidente, Atilano Soto, y al director general, “para que lleven a cabo cuantos contactos y negociaciones fueran precisos y necesarios en orden a iniciar un proceso de integración de forma inmediata”.

 

¿Y a partir de ahora?

El presidente de Caja Segovia, Atilano Soto ha anunciado el inicio de nuevas negociaciones “a partir de mañana” para conseguir nuevas alianzas. En este sentido, Soto aseguró a la agencia Ical que el proyecto de Banca Cívica “no ha fraguado”, y destacó que en el Consejo de Administración hubo una amplia mayoría con un mismo parecer, “donde han entendido que se lesionaban los intereses fundamentales de tipo básico en cuanto a expansión económica y territorial”.

El presidente segoviano manifestó su deseo de que en el menor tiempo posible se pueda lograr un nuevo acuerdo de fusión o integración, “en el que comenzaremos a trabajar mañana mismo”, dijo. A la vez cabe recordar que ya habían existido conversaciones en este sentido, como con Caja Madrid, una apuesta que podría recuperarse y en la que también se uniría Caja Ávila.

 

Arahuetes destaca la independencia del consejo de administración

El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, destacó hoy la “independencia” con la que votaron los miembros del consejo de administración de Caja Segovia en los sufragios, de carácter secreto, sobre el proyecto de Banca Cívica. Al término de la reunión extraordinaria del consejo de administración, Arahuetes, independiente en las listas del PSOE, rehusó valorar el resultado y lo que supondrá el rechazo al proyecto bancario en el que participan Caja Burgos, Caja Navarra y Caja Canarias, sino que afirmó que lo que más le había gustado de la reunión fue “que todos hemos votado con libertad e independencia”. “No hemos acatado ninguna imposición, ni presión ni amenaza, sino lo que cada cual ha visto oportuno”, añadió.

 

Banca Cívica: «No ha sido posible la integración por los altos estándares de solvencia y capital exigidos»

El Grupo Banca Cívica aseguró que no ha sido posible la integración de Caja Ávila y Caja Segovia en el proyecto debido a «los altos estándares de solvencia y capital exigidos para sumarse al proyecto». El Grupo Banca Cívica sostiene que cuenta «con una fuerte posición de solvencia», que cifra en el 9,04 por ciento de ‘core capital’.

Por ello, reconoce que, “a pesar del esfuerzo negociador”, no ha sido posible llegar a un acuerdo porque han surgido “diferencias sustanciales” en varios puntos de la operación, entre las que destaca las valoraciones finales asignadas a ambas entidades financieras. En este sentido, explica que como consecuencia que el Grupo Banca Cívica no acude al Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancario, “las valoraciones dependen fundamentalmente del ‘core capital’ y de la capacidad de generación de recursos recurrentes”.

Aún así, Banca Cívica se muestra abierto a nuevas incorporaciones de socios, “pero siempre atendiendo a los fuertes criterios de solvencia y capital requeridos para el proyecto y sin que sea necesario acudir a ayudas públicas”.