La Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) Iberaval y la Unión de Cajas Rurales de Castilla y León (UCAR) han decidido impulsar sus compromisos de colaboración, de tal manera que ampliarán en 13,4 millones de euros, hasta alcanzar una cifra global de 43,4 millones, la línea de crédito abierta específicamente a los autónomos y pequeñas y medianas empresas. Así se desprende del convenio firmado hoy entre el presidente de Iberaval, José Rolando Álvarez, y el presidente de UCAR y de Caja Rural de Segovia, Félix Mariano Moracho, y al que se han sumado también Caja Rural de Burgos, Caja Rural de Fuentepelayo, Caja Rural de Salamanca, Caja Rural de Soria y Caja Rural de Zamora.

El acuerdo suscrito permitirá acceder a financiación en condiciones ventajosas, tanto de coste como de plazo, a pymes y autónomos que sean clientes de las Cajas Rurales y cuya sede se encuentre en Castilla y León, Madrid o La Rioja, ámbitos en los que confluyen las redes de estas entidades. En el desempeño de sus propias actividades financieras, ambas partes han venido colaborando estrechamente a través de convenios individuales para facilitar el acceso al crédito de las pymes. De hecho, las Cajas Rurales han formalizado hasta la fecha, con la garantía de Iberaval, 646 operaciones por valor de casi 63 millones de euros. Y además en este momento se mantienen en activo 346 operaciones con un riesgo vivo (importe aún no amortizado por las pymes) que supera los 32 millones de euros. Eso significa por otro lado que la UCAR reúne el 5,7% de todo el riesgo vivo actual de Iberaval, que asciende en su conjunto a 564 millones de euros.

Además, y teniendo en cuenta el complejo escenario actual y las dificultades e incertidumbres a las que se enfrentan las pymes, UCAR impulsará también desde su red comercial los productos de Iberaval, dirigidos tanto a facilitar el circulante y la inversión.

En concreto se sitúan en el mercado financiero los cuatro productos con los que trabaja la Sociedad de Garantía Recíproca Iberaval. Por un lado, las pymes y autónomos que estén interesadas podrán solicitar operaciones de Inversión con importes de hasta 600.000 euros y plazos de devolución de entre 3 y 15 años, o bien acogerse al programa de Circulante, que tiene fijado el mismo límite en la cuantía y un plazo de entre 3 y 12 años para la amortización completa de las cantidades.

Además, UCAR incorporará a su catálogo los nuevos productos impulsados por Iberaval para ajustarse a las necesidades del mercado. En este sentido cabe destacar la fuerza y protagonismo que están adquiriendo programas como ‘CrediEmprende’, que facilita hasta 60.000 euros con un plazo de devolución de 10 años a los nuevos emprendedores o a aquellos que hayan iniciado su actividad en los dos últimos años. También figurará dentro del abanico de posibilidades el producto ICO-SGR, en este caso con condiciones específicas fijadas por el organismo oficial y dirigido fundamentalmente a pymes que necesiten un importe de hasta 600.000 euros, tanto para circulante como para inversión, y con plazos de amortización de 3 y 7 años respectivamente.

 

Refuerzo del capital

El contexto económico tiene consecuencias directas sobre la capacidad de financiación de los empresarios y por eso la Consejería de Economía y Empleo trata de colaborar con las entidades financieras y con el sistema de garantías regional para fortalecer la solvencia de ésta última y diseñar productos específicos para las PYMES y autónomos que permitan el acceso a la financiación a largo plazo y a coste razonable.

Desde el año 2000, la Consejería de Economía y Empleo ha fortalecido la solvencia de Iberaval mediante periódicas aportaciones monetarias a su fondo de provisiones técnicas (5 millones de euros), al mismo tiempo que se convertía en su socio de referencia mediante aportaciones a su capital social (4,8 millones de euros hasta la fecha y una nueva ampliación prevista por otros 6 millones adicionales).

Las Cajas Rurales también consideran conveniente incrementar su presencia en Iberaval en su calidad de socio protector y por ello refuerzan además con este convenio el capital social de la SGR con una nueva aportación de 400.000 euros, lo que sitúa su participación global en los 1,3 millones de euros. Este hecho representa un dato especialmente importante porque, debido al efecto multiplicador que representa la garantía de Iberaval, cada euro aportado a su capital social representa en al práctica 12 euros en avales destinados a pymes y autónomos.