Caja España y Caja Duero alcanzaron un acuerdo para la fusión de ambas entidades que dará lugar a la octava caja de España en número de activos -45.257,9 millones de euros- lo que, a juicio del presidente de Caja Duero, Julio Hermoso, supone “el futuro y un salto de gigante” para el sistema financiero de Castilla y León.

El acuerdo alcanzado por la comisión negociadora ha sido posible a media tarde de este lunes 4 de enero, después de maratonianas reuniones que comenzaron en la tarde de ayer y que se han prolongado por espacio de más de 15 horas  en el que la composición del organigrama directivo de la entidad y el reparto de funciones y sedes ha sido el eje del debate. Finalmente, y en términos generales, León acogerá la Presidencia, Secretaría General, la sede social y los servicios jurídicos de la futura entidad fusionada, junto con algunas áreas como riesgos y recursos humanos, mientras que la Dirección General, la sede operativa y el control de la red comercial de la nueva entidad, así como la sede de la obra social estarán en Salamanca.

Los presidentes de Caja España y de Caja Duero, Santos Llamas y Julio Fermoso, informaron a última hora de la tarde al Banco de España del acuerdo positivo para la fusión de ambas entidades alcanzado por la comisión negociadora por el que se crea “una de las cajas más potentes de España”, según señaló Fermoso al término de la reunión. Mañana, los consejos de administración de ambas entidades, que han sido convocados a las diez de la mañana, deberán analizar y votar este acuerdo.

El presidente de Caja Duero quiso dejar claro que las reuniones no se han centrado tanto “en defender parcelas de poder, sino en diseñar una funcionalidad y eficiencia para una nueva entidad que por volumen necesita mucha reflexión sobre cómo se debe apuntalar esa nueva empresa”.

También negó que en el transcurso de la negociación se hayan abordado cuestiones de “personas”, aunque sí reconoció que se ha hecho sobre la gobernabilidad de la nueva entidad y la distribución de elementos de gestión, de los que serán informados mañana los consejos de administración, “que deben recibir la información de manera importante, exquisita y detallada para, a continuación, reflejar el esquema de una nueva entidad muy potente, una de las ocho primeras cajas de España”. Cabe destacar que la entidad resultante será la décima caja nacional en patrimonio neto con 2.493 millones de euros.

En este sentido, ambos mandatarios coincidieron en que más que el final de un proceso, ambas entidades inician ahora un camino que debe llevar a la aprobación de este acuerdo mañana por parte de los consejos de administración. Asimismo, deberán preparar los trámites para solicitar préstamos del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) por valor de 562 millones de euros, según el informe elaborado por la consultora KPMG. Una vez que los consejos de administración den el visto bueno definitivo, serán las asambleas quienes deberán ratificar definitivamente, si lo estiman oportuno, la fusión, una votación que no se producirá “antes de abril o mayo”, según explicó Llamas.

Fermoso destacó que la nueva entidad “es el futuro y un salto de gigante”. “Es en lo que teníamos que pensar, sin perder ni un puesto de trabajo, ya que los empleados son la savia y fundamento de la entidad. Esto es lo importante, que se inicia una camino con peldaños y metas definido para conseguir la gran caja que esperamos todos para nuestra región”, comentó. En los mismos términos se mostró Santos Llamas, quien indicó que “en todo momento se ha pensado en una caja única” y rechazó que las personas que vayan a ocupar los puestos directivos en la futura entidad hayan sido objeto de debate en la reunión de hoy.

Al respecto, Fermoso utilizó un símil y señaló que la criatura “todavía es frágil y quedan muchos hitos hasta el verano de 2010”. “Lo único que hacemos hoy es dar un paso más para trasladar a la sociedad, al Banco de España, al Ministerio de Economía y a la Junta, que se propone a los consejos un peldaño más, pero después del 6 de enero hay que rellenar nueva documentación. Para algunos se puede pensar que se está culminando algo, pero realmente se está comenzando un proceso”, recordó,

Tras ratificar las palabras del presidente de Caja Duero, Llamas agradeció el trabajo realizado por la Comisión Negociadora en las últimas semanas. “Gracias a ello, se ha obtenido un acuerdo que no perjudica a nadie, sin vencedores ni vencidos, es un acuerdo de una gran caja que depende como se mire será la sexta o séptima del país”, expuso el leonés, quién se mostró “orgulloso”.

 

Sin presiones

Asimismo, el presidente de Caja Duero recordó que la visita a lo largo del día de hoy del vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, ha servido para “informarle de cómo transcurrían las cuestiones y algunos problemas registrados”. Fermoso indicó que se fue cuando todavía no se había cerrado el acuerdo y, con “exquisito respeto no ha entrado en absoluto en los contenidos del mismo”. “Hemos hablado con él de algunas cuestiones de carácter normativo, de órganos de gobierno, asamblea y consejo de administración de la entidad saliente”, declaró Fermoso, quien recalcó que la negociación se ha efectuado “con absoluta independencia de dos empresas que plantean una fusión” y rechazó que hubiera habido algún tipo de presión de la Junta y sectores políticos. “Al Gobierno de la región le hemos querido trasladar algunas inquietudes que teníamos en ese sentido, pero no del fondo de la noticia. En cuanto al Banco de España siempre nos ha echado una mano. Nos ha felicitado y lo ha agradecido y seguiremos colaborando con estas instituciones”, concluyó.