El Consejo de Administración de Caja España aprobó hoy por unanimidad iniciar el proceso de fusión con Caja Duero, según informaron fuentes de la entidad. Caja España había aprobado inicialmente un proceso a tres bandas que incluiría también a Caja Burgos, pero la negativa de la entidad burbalesa a continuar con la fusión a tres, provocó que el Consejo de Administración volviera a someter a votación el proyecto, esta vez, sólo con Caja Duero como compañero de viaje. Parece que definitivamente esta unión creará la nueva entidad ya que el Consejo de Administración de Caja Duero ha aprobado por unanimidad la fusión con Caja España condicionada a la firma de un acuerdo laboral con los sindicatos, según informaron a la agencia Ical fuentes de la entidad.

 

Caja Burgos no entrará en la nueva entidad

Por su parte, el Consejo de Adminstración de Caja Burgos ha rechazado la unión por unanimidad de sus miembros el proyecto de fusión con Caja España y Caja Duero, según informaron a la agencia Ical fuentes de la entidad.

 

La nueva entidad, en cifras. 
La fusión de Caja España y Caja Duero dará lugar, de llegar a buen término, a la séptima entidad nacional por activos y la novena por patrimonio neto. El proyecto de entidad regional alcanzaría unos activos totales de 46.802,3 millones de euros, sólo superados por La Caixa (268.496,4 millones), Caja Madrid (191.736,6), Bancaja (110.404,2), Caja Mediterráneo (75.273.4), Caixa Catalunya (64.788,8) y Caja Galicia (47.348,9), según las cifras que maneja la Confederación Española de Cajas de Ahorros (Ceca), con datos a 30 de junio de este año.

Asimismo, esta nueva caja de Castilla y León ocuparía la novena posición en el ranking nacional de cajas de ahorro por patrimonio neto, con un volumen total valorado en 2.343,8 millones de euros. A la entidad castellana y leonesa le superaría La Caixa (19.492,4 millones), Caja Madrid (10.388,7), Bancaja (5.269,6), CAM (3.559,5) y Bilbao Bizkaia Kutxa (3.743,1), Unicaja (2.781), Catalunya (2.734,5) y Aragón y Rioja (2.577,2).

Individualmente, Caja España ocupa el puesto 13 por activos totales y el 17 en patrimonio neto; y Caja Duero el 17 y el 15, respectivamente, con datos del primer semestre del ejercicio.

La entidad que consolidaría el sistema financiero regional contaría con unas cifras de inversión crediticia próximas a los 30.000 millones de euros (29.393,5 millones agregando los datos de cada una de ellas del primer semestre de este año). Asimismo y siempre según las cifras que maneja la Ceca, el volumen de depósitos de clientes se situaría en los 31.831,2 millones de euros.

La caja resultante del proceso de fusión daría empleo a 5.961 personas, atendiendo a las cifras de finales de 2008, una masa laboral que será objeto de negociación con los representantes de los trabajadores, con los que se deberá cerrar un plan social antes de llevar la propuesta definitiva a las asambleas generales de las entidades.

El número de oficinas abiertas también tendrá que ser negociado con la parte social, con el reto de mantener el servicio que prestan las entidades en los diferentes municipios de la Comunidad, en una autonomía con una enorme dispersión territorial como es Castilla y León. En este sentido, la entidad que surgiría de la fusión contaría con 1.166 oficinas, lo que supone la cuarta entidad de ahorro de España en este aspecto, antes de que se concreten los cierres, sólo por detrás de La Caixa (5.520), Caja Madrid (2.096), Caja Catalunya (1.203).

La entidad que verá la luz si así lo estiman conveniente las asambleas generales respectivas contaría con más de 1.369 cajeros automáticos, y gestionará casi 1,5 millones de tarjetas de crédito y 2,9 millones de cuentas de clientes. Además, en su conjunto, la Obra Social de Caja España y Caja Duero alcanzaría unas partidas de unos 70 millones de euros.

Por último, cabe destacar que el resultado conjunto de las dos entidades correspondiente al primer semestre del año ascendió a más de 88 millones de euros, en un contexto de notable pérdida de rentabilidad por la crisis económica y financiera.