Caja Ávila y Caja Segovia podrían sumarse definitivamente al proyecto Banca Cívica la próxima semana, según ha puesto de manifiesto Roberto Rey, uno de los tres directores generales de la entidad que hoy se presentó de forma oficial en Burgos. En estos momentos las negociaciones están “muy avanzadas” y se está trabajando “intensamente” para que en “muy breves fechas haya una solución”, ha sentenciado.

En cuanto a las condiciones de integración de las dos cajas regionales, según ha adelantado Rey, serían iguales al resto de entidades ya que se ha “trabajado con ellas como si estuviesen desde el principio” en el proceso y, además, los acercamientos comenzaron cuando el proyecto Banca Cívica “no estaba rematado”. No obstante, habría que tener en cuenta algún tipo de modificación en las cajas que Rey no quiso detallar por encontrarse en la última fase de negociaciones y así “no trastocar el acuerdo final”.

Con la incorporación de Caja Ávila y Caja Segovia a este proyecto financiero, Banca Cívica contaría con unos activos de 85.000 millones de euros y pasaría a ser la cuarta entidad del país por recursos propios y la quinta en beneficios con 250 millones de euros.

Sin embargo, Banca Cívica no descarta la posibilidad de acoger a más entidades. Precisamente, Roberto Rey ha señalado que se trata de un proyecto pionero, “el más avanzado que existe en el actual proceso de reconversión de todo el sector financiero”, algo que atrae el interés de otras entidades. De hecho, el responsable de las áreas Financiera, de Recursos y Medios, áreas de Inversión y Área de Desarrollo Corporativo y Relaciones con Mercados, comentó: “Algunas Cajas se han dirigido para charlar y hemos mantenido conversaciones de tipo muy informal”. De todas formas, en el caso de incorporase alguna entidad más “tendrían que seguir los pasos que han dado Caja de Burgos, Caja Navarra y Caja Canarias.

Roberto Rey ha reiterado el carácter único e innovador de esta iniciativa. Además, ha asegurado que se trata de un proyecto “con todas las ventajas de una fusión y ninguno de sus inconvenientes”. Cada caja mantiene su marca y su personalidad jurídica así como la gestión de las redes comerciales de los territorios naturales y su obra social. Esta iniciativa protege los empleos, permite contar con más activos en la inversión y contar con mejores productos y servicios para los clientes, mantuvo.

Cifras

Banca Cívica cuenta desde la semana pasada con la aprobación del Banco de España y comenzará a funcionar el 1 de julio. Ante la inminente puesta en funcionamiento, la entidad ya ha establecido una serie de objetivos: lograr 71.000 nuevos clientes, inyectar 4.500 millones de euros en créditos e incrementar su facturación un 7,5 por ciento, especialmente en el sector de banca privada y en los mercados internacionales.

Banca Cívica será la séptima entidad de cajas de ahorro en activos, valorados en 45.930 millones de euros, la secta por fondos propios y la séptima en beneficios después de impuestos. El grupo suma 4.500 empleados que operan en 22 provincias y reúne 1,8 millones de clientes. Además, la entidad permitirá reforzar los ratios de solvencia y core capital. En el primero de los casos, Banca Cívica espera crecer del 13.4 por ciento de 2009 al 15,10 en 2013 y, en el segundo, del 8,93 por ciento al 10,86 por ciento en el mismo intervalo.