Los bibliobuses de la Diputación, que este año están celebrando sus bodas de plata, han querido festejar sus 25 años de vida sumándose a una buena causa solidaria, como es la que viene realizando Cáritas.

Así, los autobuses que llevan cultura por todos los confines de la provincia distribuirán también, a partir de ahora, solidaridad. Los conductores de los bibliobuses recogerán alimentos en todos aquellos municipios a los que se acerquen y los depositarán en un almacén del Centro Provincial Coordinador de Bibliotecas, encargándose Cáritas de su recogida los viernes de cada semana.

La iniciativa es fruto del convenio suscrito esta semana por el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, con la directora de Cáritas en Segovia, Rosarío Díez, en presencia del diputado de Cultura, José Carlos Monsalve, bajo cuyo área se encuentra el servicio de bibliobuses.

La recogida de alimentos por parte del servicio de la Diputación constituirá sin duda un balón de oxígenos para las depauperadas arcas de Cáritas, que ha visto incrementada enormemente su actividad desde el inicio de la crisis económica. En la actualidad, Cáritas destina unos cinco mil euros al mes a compras de alimentos, y productos de aseo personal y limpieza para su economato, aparte de los donativos personales que recibe para ese fin. El economato de Cáritas será el lugar al que se dirijan los alimentos que recojan.

Los bibliobuses de la Diputación se están encargando de informar a todos sus usuarios, que en la actualidad son 7.000, y a todos los pueblos a los que llega su labor, es decir, 132, de esta iniciativa solidaria; y será a partir el 11 de noviembre cuando empiecen a recoger productos alimenticios en todas sus rutas, una tarea que mantendrán hasta el 31 de enero del próximo año.