Alrededor de 300 personas se concentraron hoy ante la sede central de Bankia en Segovia para clamar en contra del plan de viabilidad que podría suponer según las estimaciones de los sindicatos el despido de un centenar de trabajadores de la ya extinguida Caja Segovia. Además, según señaló Jesús OIivar, secretario general de la Federación de Banca (COMFIA) de CCOO Castilla y León en declaraciones a la agencia Ical, el plan de viabilidad podría además cerrar oficinas en los cascos históricos de las capitales de las siete cajas fusionadas aunque Bruselas imponga que el cierre de sucursales se haga fuera de los mismos.

Respaldado por los principales líderes sindicalistas segovianos, Olivar criticó la “intransigencia” de Bankia haciendo referencia a la negativa para negociar el plan de viabilidad que supone un total de 6.000 despidos y el cierre de más de 1.100 oficinas, y negó rotundamente la extinción de contratos a 22 días por año con un máximo de 14 mensualidades. Aunque Bruselas haya impuesto los criterios de viabilidad a pesar de la actual coyuntura, el representante sindical insistió en que “en ningún momento ha dicho que no se pueda entrar a negociar”.

Jesús Olivar, que aseguró que “seguiremos dando guerra” hasta que escuchen a los trabajadores, se mostró partidario de negociar el plan de viabilidad en otras condiciones porque, según aseguró, “nos jugamos mucho todos”. En este sentido argumentó que los representantes de los trabajadores están dispuestos a aceptar medidas como el reparto de trabajo “que es una posibilidad que en el sector financiero no se ha dado y que nosotros creemos que es factible”.

Olivar señaló que las concentraciones continuarán hasta que los gestores del Fondo de Reestructuración de Ordenación Bancaria (FROB) se sienten a negociar porque “son ellos los que están imponiendo estas políticas”, y aunque admitió que durante el proceso de fusión “haya habido muchos errores”, la realidad les lleva a luchar por lo que “verdaderamente importa que son los trabajadores”.