Bankia ha obtenido un beneficio neto atribuido ‘pro forma’ en el primer semestre del año de 205 millones de euros, de los que 114 millones corresponden al segundo trimestre del ejercicio. Tras la salida a Bolsa, el Grupo ha logrado reforzar sus niveles de solvencia y elevar su ‘core capital’ hasta el 9,9%, lo que ha permitido a la entidad incrementar en 3.092 millones de euros sus fondos propios.

El margen de intereses se situó en 1.269 millones de euros, de los que 634 millones de euros se obtuvieron entre los meses de abril y junio, lo que confirma la estabilización del margen financiero, pese a la compleja situación macroeconómica y la evolución de los tipos de interés.

Las comisiones netas ascendieron a 572 millones de euros, con una aportación en el trimestre de 283 millones de euros, y un especial buen comportamiento de las comisiones procedentes de servicios de valores. Por su parte, los resultados por operaciones financieras anotaron un saldo de 202 millones de euros gracias a la positiva evolución de la operativa con clientes.

Todo ello, unido a los ingresos procedentes de participaciones en sociedades y a otros resultados de explotación, que suman de manera agregada 42 millones de euros, elevan el margen bruto del Grupo a 2.085 millones de euros.

Por su parte, los gastos de explotación se mantienen estables respecto al primer trimestre de 2011. Se situaron en 1.209 millones, frente a los 512 millones del primer trimestre, si bien en los tres primeros meses del año se incluyó el efecto de la liberación extraordinaria de provisiones ligadas a gastos de personal, por 153 millones de euros. Sin ese impacto positivo, los gastos habrían ascendido en marzo a 665 millones de euros, en línea con los gastos recurrentes del segundo trimestre, que ascenderían a 650 millones de euros.

En este sentido, cabe destacar que a 30 de junio Bankia ha completado el cierre de 476 oficinas, un 72% de las previstas en el Plan de Integración, y ha reducido su plantilla en 2.879 personas, un 77% de los objetivos fijados, por lo que la entidad espera que las sinergias derivadas de la reordenación de oficinas, renegociación de contratos con proveedores y mejoras de eficiencia comiencen a tener su reflejo en las cuentas de resultados de los próximos trimestres.

El objetivo del Grupo es que todas las entidades que lo forman estén integradas en la plataforma tecnológica de Bankia antes del primer trimestre de 2013 y que el 90% de los clientes estén integrados en abril de 2012.

El Grupo ha decidido mantener su política de refuerzo de provisiones ante la compleja situación macroeconómica, lo que le ha llevado a destinar a dotaciones los ingresos no recurrentes obtenidos durante el semestre. En conjunto, las provisiones netas totalizaron 701 millones de euros. Descontado el efecto de las provisiones, el beneficio antes de impuestos de la entidad se sitúa en 280 millones de euros y el resultado atribuido al grupo alcanza los 205 millones de euros.

 

Mejora del perfil de riesgo

Bankia ha llevado a cabo durante el primer semestre del año una gestión activa del balance con el objetivo de mejorar su perfil de riesgo y estructura de financiación. En este sentido, cabe resaltar que los recursos de clientes en balance se anotaron un incremento de 7.721 millones de euros en el semestre, un 3,7% más, hasta totalizar un saldo de 214.841 millones de euros. La cuota de mercado mejora 12 puntos básicos, hasta el 10,57%.

Por su parte, la actual política de desapalancamiento del Grupo ha llevado al crédito a clientes a alcanzar los 191.706 millones de euros, lo que constituye un descenso del 2,3% respecto a diciembre de 2010. No obstante, pese a este descenso, la cuota de mercado a mayo de 2011 en crédito al sector privado residente sube 21 puntos básicos en el año, hasta el 11,32%.

Del total del crédito, 32.117 millones de euros corresponden a la finalidad de promoción y construcción, el 16,5% del total, lo que supone 833 millones menos que en el trimestre anterior. Estas cifras confirman la mejora del perfil de financiación del Grupo. La ratio del crédito de la clientela sobre depósitos de clientes se situó a 30 de junio de 2011 en el 120%, lo que supone un descenso de 16 puntos porcentuales respecto a diciembre de 2010. Esta evolución ha permitido a la entidad reducir su ‘gap’ comercial en más de 5.150 millones de euros. La tasa de morosidad se sitúa en el 6,35%, por debajo de la media del sector.

Bankia, asimismo, mantiene un cómoda posición de liquidez con una capacidad de emisión cercana a los 15.000 millones y activos líquidos (pre OPS) de 15.919 millones, lo que excede en casi 4.240 millones los vencimientos de financiación mayorista de los próximos dos años y medio.

Por otra parte, la entidad sigue gestionando de forma activa la venta de activos adjudicados, que ha alcanzado la cifra de 2.030 unidades vendidas en el primer semestre del año, de las que 1.269 se han realizado entre abril y junio.

Estos resultados avalan la estrategia de reforzamiento de balance del Grupo y se producen tras cerrar con éxito el proceso de salida a Bolsa de Bankia, que ha permitido a la entidad elevar en casi de 3.100 millones de euros sus recursos propios y alcanzar un ‘core capital’ del 9,9%. El Grupo espera, además, reforzar sus niveles de crecimiento en los próximos meses, en los que empezarán a aflorar las sinergias derivadas de la integración, que se estiman en 500 millones de euros anuales a partir de 2013.