Bankia comenzará el próximo mes de marzo el proceso de ajuste de su red de oficinas en el marco del Plan de Reestructuración aprobado por las autoridades europeas y españolas el pasado mes de noviembre.

Aunque el plazo otorgado en dicho plan era de tres años, Bankia pretende acelerar los pasos y tener culminada la práctica totalidad del proceso dentro de un año, con el fin de dotar de estabilidad a la franquicia y preservar la mejor calidad en la atención a los clientes. En paralelo a la reestructuración de la red se producirá también el ajuste de los Servicios Centrales.

Una vez acabado el proceso, Bankia contará con alrededor de 2.000 oficinas y seguirá siendo una franquicia de ámbito nacional, con una mayor concentración en los territorios de origen del grupo y sus ámbitos de influencia.

En base a la planificación establecida, las oficinas implicadas serán informadas con, al menos, un mes de antelación a la fecha efectiva de cierre. Bankia informará también con varias semanas de antelación a los clientes que deban cambiar de oficina de cuál será su nueva sucursal de destino en la que seguirán recibiendo sus servicios bancarios.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, afirmó que “esta reordenación es necesaria para mejorar la eficiencia y la rentabilidad de Bankia, garantiza la viabilidad del proyecto y la posibilidad de retornar el apoyo público recibido”. “Con una red de 2.000 oficinas, Bankia seguirá teniendo presencia en todo el territorio nacional y preservará el empleo de 14.500 personas”.