Muchas localidades en España parecen haber cogido el gusto y haberse aficionado en los últimos años a la «moda» de los mercados medievales, y en fiestas o fechas señaladas, convertir una parte de sus calles o plazas en todo un viaje en el tiempo hacia la Edad Media.

Pero no es el caso de Ayllón, que lleva unos 14 años haciendo de sus calles todo una fiel representación de esta época de la Historia, además de sumergirse por completo en este mundo de mercaderes, animales, esencias, serrín y especias; el pueblo además ofrece durante todo el año las «Visitas teatralizadas», manteniendo el espíritu medieval que caracteriza esta villa segoviana.

Todos los años, el último fin de semana del mes de julio, este año 24 y 25 de julio,  Ayllón revive la Historia y se viste con sus mejores galas para sumergirse en un viaje hacia el pasado en el que jinetes, mercaderes, bufones, caballeros, mendigos, herreros, ceramistas, cuentacuentos, nobles, vasallos y plebeyos se dan cita nuevamente en la villa.

Los tenderos, mercaderes y artesanos visten sus puestos de fiesta. Es el momento de exhibir su buen trabajo. Al mediodía, en la ribera del Aguisejo se servirá la comida, que dará paso al sonido seco de los cascos de los caballos. Se acerca el Rey y su séquito, en este instante es nombrado el Señorío de la Villa de Ayllón.

La luna menguante y la antorchas incandescentes anuncian el embrujo de la noche. Para entonces los comensales se reunirán y degustarán los exquisitos manjares de esta tierra.

Las notas musicales, propiamente celtas y medievales, serán las encargadas de poner el punto y final a la jornada tras el baile.

Todo el que acuda a la villa disfrutará de dos representaciones de La pícara Locuela: Juego de Polichinelas y El Faldón de la Locura.
El sábado 24 a las 18:30 tendrá lugar la representación Juego de Polichinelas, esta obra se representa en un retablo inspirado en los que se usaban en el S.XVII. Es un espectáculo de títeres basado en  las andanzas de la heroína popular castellana la Pícara Locuela, cuyo nombre de pila es Juana. Este personaje es obligada a ser bufona real por el Rey Recio III, ella rechaza este nombramiento, por lo cual huye del castillo donde ha vivido desde siempre. El rey la persigue por ello. En su huida, Juana Marcolfo, se encuentra con personajes y situaciones injustas que resolverá ingeniosamente, gracias al poder que le otorga la máscara que le legó su abuelo, el anterior bufón del Rey.
Es un espectáculo  de ritmo vertiginoso dónde los títeres incitan al público para participar en un diálogo entre titiritera, títeres, música y espectadores, donde ninguna representación es igual a otra. La música en directo integra todo lo que ocurre durante la actuación.
Y el domingo 25 a las 12:00 representará El Faldón de la Locura, un espectáculo de títeres de guante con teatrito ambulante y con música en vivo. La novedad de este espectáculo  es el modo de representar las obras de títeres de guante de carácter popular donde la titiritera al estilo de un Bululú o comediante solista representa su repertorio de títeres sobre sí misma, en un retablo ambulante que está formado por su propio faldón. Dentro de tan espectacular escenario interpreta el juego de títeres con dos de las obras más populares de este género, “El pícaro Burlado” y “El panadero y El Diablo” ambas escritas por el poeta y maestro titiritero argentino Javier Villafañe.