La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León y la Subdelegación del Gobierno de Segovia ponen en conocimiento de la población la próxima celebración de un simulacro de emergencia nacional que supondrá el movimiento de vehículos de rescate, helicópteros, más de 2.000 efectivos y generará algún tipo de incidencia que podría ocasionar molestias a los ciudadanos. Por ello, solicita la comprensión de todos e informa con la suficiente antelación para que la población no sienta ningún tipo de alarma.

A partir del próximo jueves 7 de marzo y hasta el lunes 11 de marzo, la ciudad de Segovia y las localidades de Palazuelos de Eresma, Tabanera del Monte, San Cristóbal de Segovia, La Lastrilla y Zamarramala van a ser escenario del primer simulacro de emergencia nacional que se realiza en España. El Plan de Protección Civil ante Riesgo de Inundaciones de Castilla y León (INUNcyl), aprobado en el año 2010, será puesto a prueba durante cinco días en los que se alcanzará la situación 3 -que conlleva la declaración de interés nacional-, lo que permitirá comprobar el proceso de transferencia de la dirección de la emergencia de las autoridades autonómicas a las estatales.

El simulacro contempla numerosas incidencias derivadas de un episodio de lluvias torrenciales, que finalmente provoca la rotura de la presa del Pontón, y en consecuencia, una gran inundación que afecta a la capital segoviana y a municipios de su entorno.

La ejecución de este ejercicio va a movilizar a más de 2.000 efectivos y supondrá el despliegue de medios de intervención de distintos organismos de emergencia en Segovia y sus alrededores, lo que traerá consigo el movimiento de vehículos ligeros y pesados, civiles y militares, y también el vuelo de helicópteros durante los días que dure el simulacro. Todo ello se pone en conocimiento de la población que, por tanto, no debe alarmarse, ante la presencia anormal de gran número de profesionales, maquinaria y vehículos de rescate en estos cinco días.

Durante el desarrollo del simulacro, están planificados diversos ejercicios de rescate y de evacuación de población, que se desarrollarán en el pantano del Pontón y en urbanizaciones de la localidad de Palazuelos de Eresma, así como el corte de carreteras y la extinción de un incendio declarado en unas instalaciones de almacenamiento de gas. La simulación de la rotura de la presa será el hito que marque la declaración del interés nacional, en que las consecuencias simuladas serán mucho más graves.

En el simulacro, por parte de la Junta de Castilla y León, intervendrán el Grupo de Rescate y la Unidad de Apoyo Logístico y Emergencias de Protección Civil, Emergencias Sanitarias, así como integrantes del Colegio de Psicólogos de Castilla y León, voluntarios de Cruz Roja y de agrupaciones de voluntarios de Protección Civil de los ayuntamientos de la Granja y San Cristóbal, y personal de los servicios de emergencias del Ayuntamiento de Segovia.

También intervendrán, por parte del Ministerio de Defensa, efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), del Ejército de Tierra, Ejército del Aire, Estado Mayor de la Defensa, Dirección General de Política de Defensa e Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. Por el Ministerio del Interior, Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía. Además, Delegación de Gobierno de Castilla y León, Departamento de Seguridad Nacional, Dirección General de Protección Civil y Emergencias, Cruz Roja Española, Consejo de Seguridad Nuclear, el Centro Nacional de Salud Ambiental del Instituto de Salud Carlos III, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas del Ministerio de Fomento, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y el Grupo Tragsa. En total, más de 2.000 personas.