Asaja ganó las elecciones a cámaras agrarias en Castilla y León al obtener el 39,4 por ciento de los votos, con 10.984 votos, con lo que revalidó el liderazgo alcanzado en los anteriores comicios de 2007, cuando logró solo unas décimas más de apoyo (39,67 por ciento). La formación que preside Donanciano Dujo se impuso, con el 99,1 por ciento de los votos escrutados, a las otras dos candidaturas, la Alianza por la Unidad del Campo, integrada por Upa y Coag, y la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), que lograron un 32,83 (9.153 apoyos) y un 25,96 por ciento (7.238 votos), respectivamente.

Segovia seguirá comandada por UCCL, y Eduardo Herguedas, una de sus plazas fuertes, con el 55,56 por ciento de los apoyos que le otorga 14 miembros en la Cámara. Asaja se mantiene como segunda fuerza, pero con ocho representantes, uno menos que en 2007, y el 31,4 por ciento de los 2.216 votos, mientras que la Alianza logra tres (11,61 por ciento), uno más que lo que sumaban en 2007 las organizaciones que lo integran.

Por lo que respecta a la participación, se situó en el 66,19 por ciento, al emitirse 28.092 votos, un 1,5 por ciento más que en los últimos comicios a cámaras agrarias, según los datos ofrecidos por la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente.

En un proceso marcado por la polémica del voto por correo y por ser la primera vez que UPA y COAG concurren unidos para medir la representatividad del campo regional, Asaja, primera fuerza en número de votos, ocupará las presidencias de las cámaras agrarias de León, Palencia y Soria, y a pesar de contar con el mismo porcentaje de votos que en 2007, pierde las de Valladolid, que pasa a UCCL -donde gana por primera vez- y Salamanca, que ocupará la Alianza y que supone la recuperación de una plaza importante para ellos, pues antes estuvo gobernada por COAG.

Por su parte, la organización dirigida por Jesús Manuel González Palacín será la que más cámaras presida, a pesar de ser la tercera fuerza en votos. Además de Valladolid, es la más apoyada en Ávila, Burgos y Segovia, al igual que sucedió en 2007. Por último, la Alianza, además de Salamanca, mantiene Zamora con el mayor apoyo provincial de todas las organizaciones, pues ha conseguido el 64,79 por ciento de los votos, casi dos terceras partes, tal y como destacó la propia consejera.

En cuanto al índice de participación, muy recalcado por Clemente y por todas las organizaciones agrarias destaca por encima del resto en Palencia, donde acudió a votar el 85,18 por ciento del censo, que ascendía a 4.102 profesionales agrarios. No se queda atrás Ávila, con el 79,45 por ciento de los 3.567 que estaban llamados a ir a las urnas; y Soria, Zamora y Segovia, con un 66,93 por ciento de los 2.360 censados, un 66,5 de los 5.520 y un 66,47 por ciento de los 3.418, respectivamente.

A continuación, se sitúa León, con el 65,51 por ciento de participación para la provincia con más agricultores y ganaderos censados, hasta 7.400; Burgos, con el 60,47 por ciento (de los 5.641); Valladolid, con el 58,4 por ciento de los 5.187; y Salamanca, que con el 56,99 por ciento es la que presenta los datos de participación más bajos (5.619 personas estaban llamadas a votar).

La consejera de Agricultura destacó la “absoluta normalidad” de la jornada, con el único problema de un agente electoral que ha sufrido un accidente de tráfico sin mayores consecuencias. Consideró positivo para el debate la unión de UPA y COAG para encontrar puntos coincidentes a partir de ahora y opinó que esta variedad es “buena” para los profesionales, “porque permitirá debates más profundos sobre los problemas del campo en Castilla y León”.