La temporada de setas arranca un año más en San Rafael con un arroz solidario para más de 600 personas y que abrirá una campaña micológica que se prevé “bastante buena” comparada con la de los últimos años según apunta la agencia de noticias Ical. El diputado de Promoción Económica, Rafael Casado; el presidente de la Asociación de Maestres de Castilla y León, César Boal; y la concejala de Turismo del Ayuntamiento de El Espinar, Raquel Rincón, presentaron las XII Jornadas de Gastronomía Micológica, que se desarrollarán del 19 de octubre al último domingo de noviembre en el restaurante La Brasería de esta localidad.

Esta cita, como ocurre desde hace tres años, comenzará este domingo con una arrozada popular de setas, que se celebrará en la plaza de Castilla a partir de las 14.00 horas, donde los asistentes podrán degustar un plato con pan y vino al precio de tres euros. Toda la recaudación irá destinada a Cruz Roja, como explicó Boal, que indicó que en años anteriores se han alcanzado los 1.300 euros que esperan superar en esta edición.

Las actividades relacionadas con las jornadas se iniciarán el sábado, a las 10.00 horas, con una salida para recolectar setas silvestres tutelada por la Asociación de Recolectores de Setas de Castilla y León, en la que el año pasado participaron una treintena de personas, indicó Boal. Por su parte, Rincón destacó el “buen resultado” de esta comida en años anteriores y ratificó el apoyo del Consistorio a esta iniciativa, a la que aportan los distintos medios para que se pueda llevar a cabo.

Durante la presentación, Casado recordó que esta propuesta se incluye dentro de las diferentes acciones desarrolladas a través del proyecto Myas, en el que participan la Junta y las diputaciones de la región (excepto Palencia y León), y comentó que Segovia es la tercera provincia de Castilla y León en la que más se recogen setas, tal y como apunta Ical. En concreto, la institución provincial colabora con los municipios para regular la concesión de los permisos para la recolección. Con este fin se ha informatizado el sistema y se ha instalado una decena de máquinas, “como cajeros automáticos”, tanto en la sede de la Diputación como en algunos pueblos, para que se puedan tramitar dichas autorizaciones. El diputado prevé que esta temporada se superen los mil permisos solicitados, aunque no se conocerá con certeza hasta que termine la campaña. Por ejemplo, en el caso de El Espinar, el año pasado se tramitaron 1.200 solicitudes.

Casado señaló que las tarifas para esta temporada no han sufrido variación y ascienden a tres euros para los permisos locales y quince para los foráneos de fines de semana, en modalidad recreativa. Además, subrayó que estas tasas también tienen una repercusión económica en los municipios, ya que se quedan con un porcentaje de la recaudación total.

Entre las novedades de esta campaña, Casado explicó que se han incluido unas 7.000 hectáreas de montes, propiedad de la Junta de Castilla y León, a las ya reguladas en años anteriores. Esto supone un total de 45.678 hectáreas que se encuentran distribuidas en 21 municipios de la provincia.

Tanto Casado como Boal aseguraron que es “incontrolable” conocer la producción de la provincia, porque muchas de las setas que se recogen se pueden vender en otras zonas de España y confiaron en que esta campaña sea “fantástica”. De momento, el presidente de la Asociación de Maestres de Castilla y León apuntó que a su restaurante ya han llegado níscalos, boletus y setas de cardo recolectadas estos primeros días en la provincia.