Miles de trabajadores de Castilla y León están llamados a secundar este miiércoles, 29 de septiembre, la huelga general convocada por los sindicatos CCOO y UGT en contra de la Reforma Laboral puesta en marcha por el Gobierno de España. En la Comunidad la polémica está servida puesto que no se ha llegado a un pacto entre sindicatos y Ejecutivo regional sobre los servicios mínimos, que la Junta fijó en el 22,6 por ciento para esta jornada de protesta.

De este modo, los servicios públicos de Castilla y León funcionarán al 22,6 por ciento y serán los de sanidad y educación los que contarán con servicios mínimos más altos. Así, en el primer caso, urgencias y emergencias funcionarán al cien por cien y la huelga sólo afectará a ciertas operaciones programadas no urgentes. Según los servicios fijados por el Gobierno regional, el personal que se estima como mínimo para la prestación de los servicios se eleva a un 41,3 por ciento de la plantilla de personal sanitario. En el caso de educación no universitaria, los servicios mínimos se elevan al 9,4 por ciento para asegurar las clases y el transporte escolar.

La competente en esta materia, la consejera de Administración Autonómica, Isabel Alonso, quien dijo que comprende la huelga aunque entiende que no es la solución, defendió que los servicios mínimos establecidos por la Junta darán “total garantía a los ciudadanos” porque el Gobierno regional tiene “la obligación de respetar el derecho a la huelga, pero también garantizar los servicios mínimos esenciales para los ciudadanos”.

Como empleadora, la Junta tiene una plantilla de más de 88.000 personas en 5.000 centros, de los que 21.948 estarán en situación de servicios mínimos. En los entes, empresas públicas y fundaciones, con un personal de 773 personas, los servicios mínimos serán de 30 personas, el 3,8 por ciento, y en las universidades el tres por ciento.

Igualmente, se garantizan unos servicios esenciales en la docencia y también en el cumplimiento de obligaciones y derechos sujetos a plazos, por lo que estarán abiertos los registros de documentación, información y caja. Además, habrá servicios esenciales en instalaciones y seguridad industrial, energética, obras públicas, guardería forestal, centros de animales, viveros, museos y centros de patrimonio artístico.

Piquetes

En las grandes empresas, como Renault e Iveco en Valladolid y Palencia se han pactado servicios mínimos por lo que los sindicatos confían en un gran seguimiento de la parada. En todo caso, durante esta semana avanzaron que los piquetes, que insistieron desde CCOO y UGT serán “meramente informativos”, centrarán sus esfuerzos en las pymes y en el comercio porque, a su juicio, algunos empresarios han “coaccionado” a sus empleados para que no secunden la huelga. En concreto, 2.000 personas formarán parte de los piquetes informativos en esta jornada.

En cuanto a los servicios mínimos de la Junta, los sindicatos los han considerado desde un primer momento “abusivos” puesto que, además, no ha habido una negociación previa con las organizaciones sindicales. “Se ha perdido una buena oportunidad”, señaló esta semana el secretario regional de CCOO, Ángel Hernández, al tiempo que aseguró que sólo se responsabilizarán de los servicios mínimos pactados con las empresas. En este sentido, el líder de UGT en la Comunidad, Agustín Prieto, recordó que en los servicios mínimos que no han sido pactados habrá que pedir responsabilidades “a quien haya puestos estos servicios mínimos abusivos”. Además, criticaron a la Junta por haberse mostrado tan “beligerante” con los sindicatos cuando la huelga va contra el Gobierno de España.

En este sentido, UGT presentó hoy cuatro recursos contencioso administrativo en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León por considerar que los servicios mínimos de la Junta y del Ayuntamiento de Valladolid “conculcan el derecho a la huelga”.

Además, insistieron en que el éxito de la huelga está garantizado en los grandes centros industriales, los de mayor representación sindical, y asumieron las mayores dificultades para secundar la convocatoria en las pequeñas empresas, donde centrarán su labor “informativa” los piquetes. Agustín Prieto aseguró que en las empresas grandes “va a haber una altísima participación” que “no va a salir en la foto”, mientras que en las pequeñas “es preciso hacer una mayor esfuerzo”, ya que por el bajo número de empleados y la falta de representación sindical, “es donde hay más coacciones”. “La huelga está ganada en el sector productivo industrial”, dijo.

Prieto remarcó que los comités de las empresas más importantes de la Comunidad, alrededor de 500, ya han expresado su adhesión a la huelga, con lo que “no van a ir a trabajar” y el “seguimiento va a ser un rotundo éxito con plenas garantías”, tras la labor informativa desarrollada durante este mes por ambos sindicatos de la mano. Aseveró que el día 30 esperan un cambio en la “política errónea” del Gobierno y que se convoquen las mesas del diálogo social, pero siempre que no sea un “paripé”, sino para una rectificación en toda regla.

El líder de UGT en la Comunidad insistió en que los piquetes son la única forma de garantizar que todos los trabajadores presionados por los empresarios puedan hacer la huelga e hizo un llamamiento a todos a secundar la convocatoria. Prieto también pidió a los consumidores que ese día “no consuman” y a todos los ciudadanos que secunden las manifestaciones convocadas en las capitales de provincia y las cabeceras de comarca a partir de las 18 horas.

Ángel Hernández incidió en que ya tienen “sensaciones muy positivas” en los sectores industrial y público y remarcó que si más de un 50 por ciento de los ciudadanos opina que hay razones suficientes para haber convocado la movilización, es un dato con “suficiente fuerza”. Aseveró el dirigente sindical que la “calidad y el éxito” de la huelga, a la que están llamados unos 800.000 trabajadores de la Comunidad, se medirá por la paralización de los grandes centros productores, de las empresas con más de 150 empleados, e incidió en que deberán centrar sus esfuerzos en las pequeñas empresas.

Además, la ‘Marcha Minera’, que se inició el pasado día 25 de septiembre tiene prevista su llegada Palencia el mismo día 29 de septiembre, después de recorrer 100 kilómetros en cinco etapas. Precisamente, este será el día en el que en Europa se dé a conocer el Decreto de ayudas del Carbón.

Empresarios

Desde la patronal castellana y leonesa se hizo un llamamiento a los empresarios de Castilla y León para que abran los centros de trabajo el día de la huelga, que define como “política” contra el Gobierno y en la que los sindicatos “no están muy seguros del éxito”. “Ni complacientes ni tolerantes con la huelga” es la actitud que mantendrán los empresarios de Castilla y León el día del paro, según explicó el presidente de Cecale, Jesús Terciado.

Por ello, se pidió a la Delegación del Gobierno que facilite el derecho al trabajo y los servicios mínimos, en especial la movilidad de los transportes para el acceso de las personas que decidan acudir a sus trabajos, señaló Terciado, para quien las fuerzas de orden público deben evitar “coacciones y violencia” sobre quienes quieran ejercer el derecho al trabajo.

Terciado sostuvo que la sociedad está informada de las razones de la huelga y por ello manifestó que “no se debe tolerar” que los llamados piquetes informativos “se excedan.

Eso sí, en caso de que un empresario se sienta amenazado o sienta que corre riesgo, Cecale le anima a denunciar los hechos, pero con la advertencia de que el cierre patronal no es gratis para los trabajadores y se contabilizará una pérdida de las retribuciones como si hicieran la huelga.