Un incendio registrado sobre las 7.00 horas en el municipio segoviano de Cantimpalos ha ocasionado la pérdida de 1.400 pacas de paja depositadas junto a una nave con animales, aunque la rápida intervención de los bomberos ha evitado que las llamas alcanzasen este recinto.

Todo apunta a uno de los cientos de rayos que han caído esta mañana en la provincia como origen del fuego que ha mantenido en la zona a un retén del Ayuntamiento cantimpalense a la espera de que las pacas ardan por completo. Fuentes de los Bomberos de Segovia explicaron a Ical que la labor de los nueve efectivos desplazados se ha centrado en la refrigeración de la nave y en apartar con varios tractores el material más próximo a ésta para evitar que las llamas se extendiesen, aunque la lluvia registrada en las primeras horas de la mañana también ha contribuido a impedir males mayores.

Fuentes de la Agencia Estatal de Meteorología precisaron a Ical que solo en la capital segoviana han caído 9,2 litros por metro cuadrado entre las 7.10 y las 10.20 horas de la mañana. La intensidad máxima se alcanzó a las 8.50, con 1,6 l/m2 en apenas diez minutos. En un radio de 20 kilómetros la Aemet contabilizó hasta 1.036 rayos, lo que da buena muestra de la fuerza de la tormenta, aunque se queda lejos del récord registrado tal día como hoy del año 2000, cuando se contabilizaron 9.314 rayos en Zamora y 6.536 en Palencia.