El Juzgado de Instrucción número 5 de Segovia procedió hoy al archivo y el sobreseimiento de la querella criminal por prevaricación administrativa interpuesta por el gerente del Restaurante Aqqueducto, Roberto de la Fuente, contra alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes y a la concejala de Medio Ambiente, Paloma Maroto. Así lo señaló hoy el propio regidor en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local en la que, ante los medios de comunicación, procedió a la lectura del auto.

La decisión judicial señala que la orden de retirada de los elementos de la terraza del restaurante que el consistorio segoviano llevó a cabo, se ajustaba a la licencia previamente concedida para la ocupación del suelo público y que fue notificada al interesado que, según el auto, no la ejecutó de forma voluntaria ni obtuvo la suspensión de la ejecución cuando lo solicitó ante el juzgado de lo Contencioso Administrativo, “por lo cual perdió otro juicio también”, señaló el regidor segoviano.

Para finalizar el mismo auto determina que no se observa irregularidad administrativa en las actuaciones de los ediles, “y mucho menos una actuación que revista caracteres de delito”.

Como se recordará, el problema se originó con la instalación de una carpa en la Plaza Oriental que impedía transitoriamente la instalación de dicha terraza, así como la colocación en el entorno de carteles publicitarios. Además, como señaló entonces el Ayuntamiento de Segovia, la negación de la licencia vino determinada, entre otros asuntos, por el el anclaje de sombrillas en el suelo sin el pertinente permiso municipal, problemas diversos con el uso de los contenedores de basura y el impago de la tasa de terraza correspondiente al año 2010.