El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, abogó hoy por la inmediata conversión en fundación de Caja Segovia, y por eliminar consejeros «que no sirven para nada más que para gastar». Preguntado por la Asamblea General que mañana celebrará la entidad para decidir el futuro de la misma, así como su nuevo presidente, vicepresidentes y secretario general, Arahuetes se mostró convencido de que «no sirve para nada, no tendría ni que haberla».

El regidor municipal señaló además que, en su opinión,  Caja Segovia debería urgir a la financiación de la Obra Social y Cultural, «que se encuentra debiltada y con pocos recursos», e incidió en que la existencia de los consejeros y del gasto que suponen, «va en detrimento de la institución».

En este sentido, Arahuetes criticó el gasto que suponían los 300 euros que cobraban los 180 consejeros por asistencia a las asambleas, y recalcó la falta de financiación para otras políticas. En este sentido, insistió en que lo más conveniente para Caja Segovia «es reconvertirse lo más rápidamente posible en una fundación y buscar lo más rápidamente posible financiación para  la Obra Social».