El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, reprendió hoy a los hosteleros segovianos la falta de de aportación económica al Festival Internacional de Títeres de Segovia ‘Titirimundi’ y aseguró que al conocer la cantidad destinada por éstos “me ha dado pena”. Por esta razón el regidor municipal abogó por “sacarles los colores” algún día haciendo un estudio económico que muestre la repercusión económica que genera al sector.

Mientras señaló que una mayor aportación económica generaría un mayor impacto en el festival, con más días y más espectáculos, Arahuetes señaló que “es lamentable que seamos solo algunas instituciones, y cada vez menos, las que apoyemos, aportemos y levantemos” Titirimundi.

Este año, la cita contó con una reducción de presupuesto hasta los 250.000 euros y rebajó tanto el número de compañías como de espectáculos durante los cinco días de duración, lo que sirvió al alcalde de Segovia para criticar a los hosteleros por dejar escapar esta oportunidad mientras señaló que “parece que no va con ellos pero están muy equivocados”.

“No digo que nos lo den al Ayuntamiento, digo que nos faciliten mayor espectáculo, mayor número de días, mayor incremento y mayor calidad, para que puedan retroalimentarse de ese éxito que tiene Titirimundi”, aseveró Arahuetes tras la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local.

También recordó que son los propios hosteleros los “beneficiarios directos del propio festival” y cargó contra la Diputación Provincial de Segovia al conocer que “se queda con el dinero de las entradas de Titirimundi”. En este sentido, tildó de “lamentable” que mientras la institución provincial publicita que apoya el festival cediendo los espacios, cobre las entradas para quedarse con su importe.

No obstante, Arahuetes celebró el éxito un año más de Titirimundi a pesar de que el último día se vio empañado por el mal tiempo. El alcalde de Segovia, destacó que las funciones que finalmente si pudieron celebrarse por la tregua que dio la lluvia, “estaban llenas” y subrayó un 100 por cien de éxito de espectáculo, de calidad, de presencia de gente así como de satisfacción en cuanto a la repercusión económica del mismo. “Espero y deseo que sirva para que los hosteleros aporten todo lo que ingresan, o parte de lo que ingresan por este gran espectáculo”, concluyó.