El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, consideró hoy que la reducción de un 30 por ciento de los concejales en los ayuntamientos son un intento “de eliminar a los partidos minoritarios del espectro municipal” y la achacó a “medidas políticas y electorales”. No obstante, Arahuetes aseguró que ésta, no tendrá perjuicio económico ya que los concejales liberados de los ayuntamientos “no cobran más de 400 o 500 euros mensuales”, aunque sí repercutirá en los técnicos municipales, quienes tendrán que llevar a cabo las labores de los concejales que sean eliminados.

Aunque desconoció el efecto que tendrá la medida sobre el consistorio de la capital, aseguró que según el decreto “sobrarían 7,5 concejales”. “Ya veremos cómo nos afecta eso”, afirmó.

En su opinión, el Gobierno pretende que “los ayuntamientos sean sus brazos ejecutivos”, a través de la elección de concejales a nivel técnico sin haber sido elegidos electoralmente, lo que refleja, como señaló, “que Ejecutivo quiere cargarse la capacidad democrática que tenemos los alcaldes”. “Los Ayuntamientos tenemos ya los días contados”.

En este sentido, Arahuetes apuntó que el Gobierno tendría que permitir la elección directa de los alcaldes por dos vueltas y añadió que los regidores municipales debería poder formar un equipo de gobierno con unos concejales adecuados para cubrir las necesidades del municipio, lo que supondría también la elección directa de los concejales. “El Ayuntamiento de Segovia podría gobernarse perfectamente con diez concejales elegidos acorde con las necesidades de la ciudad”, apostilló.

Arahuetes criticó que la actuación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, porque según aseveró, “hay que escuchar a la sociedad, no a los mercados”. El edil manifestó la necesidad de una “política distinta a la actual, que se encuentra en una situación extrema de partitocracia”.

 

‘¡Elecciones Generales ya!’

A través de su muro personal de la red social Facebook, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, pidió hoy que se celebren elecciones generales, tras rescatar un fragmento del debate electoral entre Rajoy y Rubalcaba antes de las pasadas elecciones, en el que Rajoy aseguraba lo siguiente frente a su oponente político: “Subir el IVA es un disparate. En tiempos de crisis afecta fundamentalmente a pensionistas y parados. Es la puntilla para nuestro comercio, nuestro turismo y nuestra industria. Bajar el sueldo a los funcionarios es recortar los derechos de los más débiles […] Yo no soy como usted, que le subió el IVA a la gente y no lo llevaba en su programa”.