La ‘Marcha negra’ de los mineros llegó a las puertas del Ministerio de Industria tras una manifestación pacífica por el paseo de la Castellana de Madrid, y allí exigieron al Gobierno que “escuche la voz de las comarcas mineras y de todo el país” y rectifique su decisión de recortar un 63 por ciento la ayudas al carbón de 2012. Asimismo, anunciaron que, tras el respaldo de la ciudadanía logrado en la entrada nocturna de ayer, “volverán a Madrid las veces que sea necesario”.

Pero el Ministerio, en el cruce de Castellana con Alberto Alcocer, estaba blindado por la Policía Nacional, totalmente vallado para impedir tanto la entrada como una posible acampada, y con los efectivos policiales pertrechados con chalecos, cascos y porras. De hecho, la jornada se saldó con siete manifestantes detenidos y 32 heridos «leves», diez de ellos agentes del orden, que fueron atendidos in situ por las ambulancias que dieron cobertura a la manifestación, tal y como informaron a Ical fuentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Por su parte, el SAMUR cifró en 76 las «atenciones sanitarias», 33 de las cuales fueron a policías.

Los trabajadores terminaron el recorrido frente a las puertas de Industria en torno a la 13.40 horas después de salir a las once de la plaza de Colón. Allí esperaban los máximos dirigentes sindicales nacionales, José Ignacio Fernández Toxo, de CCOO, y Cándido Méndez, de UGT, quienes tomaron la palabra en un escenario presidido por el lema ‘Por el futuro del carbón autóctono, la reactivación de las comarcas mineras. Por el empleo’.

Los mineros subrayaron que lo logrado en Madrid “ha sido impresionante” y es un “reconocimiento a todo el movimiento obrero”. Los trabajadores pidieron a Rajoy y al ministro Soria que “escuchen la voz de las comarcas mineras y de la ciudadanía, porque todo el país está con nosotros y sobre todo Madrid”. Según los sindicatos, la manifestación congregó a 25.000 personas, llegadas de todos los puntos de España en 500 autobuses. “Madrid ha demostrado que hay gente con conciencia de clase, gracias Madrid”, proclamaron los mineros, agradecidos por la calurosa acogida brindada por la capital, especialmente en la multitudinaria marcha nocturna de ayer.

La medidas anunciadas hoy por Rajoy -subida del IVA, recortes a los funcionarios, supresión de ayuntamientos, reducción de la prestación por desempleo…- fueron la confirmación de que la movilización de los mineros no iba a conseguir nada. Y así fue. Nadie del Ministerio recibió a los trabajadores y el presidente tampoco los citó en su intervención pública. “No vamos a dar un paso atrás, volveremos a Madrid cuando sea necesario”, contestaron los mineros.

Toxo aseguró que las medidas anunciadas por el presidente tendrán una respuesta inmediata de los sindicatos, que se reunirán mañana.”Convocaremos una movilización general en España antes de que termine julio y volveremos a hacerlo cuantas veces haga falta”, subrayó el sindicalista. Según dijo, los mineros “son un ejemplo para toda la clase obrero de país” desde que convocaran sus primeras movilizaciones en 1962, contribuyendo así a la caída del régimen franquista. Por este motivo, lamentó que Rajoy no hiciera hoy ni una sola referencia al conflicto de la minería durante su intervención en el Congreso de los Diputados.

Méndez lamentó que el Gobierno haya convertido “a los mineros en un símbolo” con su negativa a negociar y subrayó que después de las medidas anunciadas por Rajoy, España “no está tocada sino hundida”. Comparó la situación de las comarcas mineras españolas, con 300.000 habitantes en total, con la de Islandia, de igual población, donde “han mandado a la cárcel a los responsables de la crisis”.

 

Camisetas con lemas

La marcha se disolvió una vez terminaron las intervenciones públicas. Como ayer, diferentes camisetas poblaban el paisaje de la Castellana con lemas como ‘No somos terroristas, nuestras manos sólo están manchadas de carbón’, ‘Fabero no quiere morir’ y ‘Orgullosos de ser mineros’, junto a las reivindicaciones de otros colectivos, como periodistas ‘En defensa de la radio televisión pública’, o los funcionarios, muchos de los cuales salieron de sus oficinas de Nuevos Ministerio para dar su apoyo a los mineros y protestar por los nuevos ajustes anunciados por el Gobierno.

Los autobuses ocupaban los aparcamientos del Bernabeu y los aledaños del eje central de la Castellana en espera de que terminara la manifestación para llevar de vuelta a casa a los mineros, que se disolvieron de forma pacífica, sin que se registrara ningún incidente más allá de algún sonoro petardo y los habituales atascos de tráfico que acompañan las manifestaciones de la capital.

A primera hora los manifestantes recibieron la visita del secretario del PSCyL, Julio Villarrubia, quien exigió que “hoy sea el último día” y que Soria “acabe con esta injusticia y ponga un puñado de millones de euros” en el sector de la minería. Consideró que los anuncios realizados hoy por Rajoy en el Congreso “son un atropello” cuando “no se recauda de las grandes fortunas y se deja impunes a los defraudadores”. El diputado palentino subrayó que las reivindicaciones de los mineros “son un clamor” y pidió a Rajoy que “acabe con las injusticias más pronto que tarde”.

El secretario general del PSOE de León, Tino Rodríguez, constató “el apoyo de los mineros en todo el país, masivo” porque “son un símbolo de la lucha por todos los derechos”. El socialista pidió al Gobierno que rectifique y al PP de León que “se deje de populismos con los mandatos de la Diputación y del Consejo Comarcal del Bierzo”.