La Audiencia Provincial de Segovia ha ratificado la sentencia por la cual el alcalde de Segovia, el socialista Pedro Arahuetes, debe indemnizar con 2.000 euros al exconcejal del PP Ángel Sancho por los insultos que vertió sobre su persona en una rueda de prensa en el que calificó al antiguo edil como «golfo, sinvergüenza, mezquino e idiota» además de «corrupto».

El PP de Segovia ha hecho pública una sentencia y, a través de un comunicado, asegura que «estos hechos son formalmente vejatorios en cualquier contexto y exceden del ejercicio legítimo de libertad de expresión y suponen un daño a la dignidad del denunciante…, y sin que la naturaleza política de la crítica pueda erigirse en una especie de patente de corso para el vituperio y la vejación».

Así, los hechos declarados probados por el Juzgado de Instrucción Número 3 de Segovia y posteriormente ratificados por la Audiencia Provincial, estos calificativos «son constitutivos de una falta de injurias según el Art. 620,2º del Código Penal»

Según la sentencia «las expresiones proferidas son inequívocamente insultantes y que no existe duda alguna de que pretendían vejar la dignidad del denunciante en forma innecesaria y gratuita y que las descalificaciones con gruesas palabras, fue sencilla y llanamente porque quiso, con ánimo de injuriarle, no por que hubiera causa que justificase esas expresiones objetivamente ofensivas».

Por ello, el denunciado, Pedro Arahuetes García, según el auto de la Audiencia Provincial que ha hecho público el grupo popular «deberá comunicar el sentido condenatorio de la presente sentencia en rueda de prensa oficial, el mismo medio utilizada para difundir los insultos, dándole así la misma publicidad y difusión a la injuria y a la condena por tales hechos». La sentencia es firme y no recurrible.

A raiz de esta sentencia, el Partido Popular de Segovia considera que «por dignidad y, decencia personal y política, el alcalde socialista, señor Arahuetes, carece ya de la honorabilidad que debe tener el máximo representante de la ciudad de Segovia, habiendo faltado al respeto, como viene siendo habitual en su proceder y exige su dimisión como alcalde de Segovia»