El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, manifestó hoy no entender las quejas de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS) respecto a la instalación de la carpa de la Feria Gallega del Marisco a los pies del Acueducto de Segovia. En su opinión, cuando la celebración de este tipo de iniciativas “las hacen asociaciones afines al Partido Popular no pasa absolutamente nada, pero cuando no son afines, entonces ya se ve desde otro punto de vista”.

Arahuetes, que participó en la inauguración de la XXXII Feria Nacional de Artesanía de Fernández Ladreda, pidió a los hosteleros que sean “consecuentes con sus actuaciones” y les animó, “si realmente consideran que esas ferias son buenas” a que participen en ellas. En este sentido, añadió que el Ayuntamiento de Segovia les ofrecerá su apoyo “si quieren hacer 20 ferias anuales” pero que “lo que pasa es que no tienen otras iniciativas y se molestan porque otros sí las tienen”. Además, el regidor de la capital segoviana añadió que en ocasiones es bueno que los hosteleros “salgan a la calle y que dejen sus establecimientos”, como hacen los libreros en el Día del Libro, “ y nadie les acusa de competencia desleal”.

Por otro lado, señaló que no es una carpa nueva, sino que es la continuidad a la misma que se ha venido celebrando los últimos “cinco o seis años” en el Paseo del Salón “ y sin ningún tipo de críticas ni polémicas”. Así, el alcalde de Segovia añadió que no se puede poner en tela de juicio estas instalaciones porque “es como si ponemos en tela de juicio la instalación del Carrousel de Titirimundi o la propia Feria de Artesanía”, que “hacen las delicias” de la gente y no perjudica a nadie.

Arahuetes señaló por otro lado que no hay ningún compromiso del Ayuntamiento con los hosteleros para no instalar dichas carpas, como AIHS manifestó en la carta remitida el consistorio, y que “nosotros hacemos cualquier tipo de ferias”. En este sentido señaló, que siguiendo la reivindicaciones de los hosteleros habría que tildar de “competencia desleal” a la Feria de Artesanía con los demás artesanos de la ciudad que no participan, la Feria de las Mujeres Rurales, o la Feria Medieval de San Lorenzo. “Podemos tomar la decisión por todos los segovianos y si nos ponemos en esa tesitura habría que prohibir todo lo que se desarrolla en las calles de la ciudad”, aseveró.

Para finalizar, Pedro Arahuetes señaló que “hay que mantener una actitud coherente”, y desde el Ayuntamiento “nosotros tenemos que facilitar los espacios públicos cobrándolos, y siempre y cuando no perjudiquen a la normalidad de la vida segoviana”.En este sentido añadió que la actitud del consistorio siempre será la de “fomentar cualquier actuación de esas características”.