“Espero, y así lo han garantizado los técnicos, que en las próximas 24 ó 48 horas el agua esté normalizada en la ciudad de Segovia”, según ha explicado el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno Local.

Pedro Arahuetes ha asegurado también que el agua de Segovia es “apta para el consumo humano”, ya que los sistemas de depuración, tratamiento y tomas de agua de Segovia “no tienen nada que ver con los de La Granja”. El edil ha explicado que las tomas de agua del pantano del Pontón, que abastecen a la capital, son tomas superficiales, es decir, que extraen el agua de la superficie del pantano, lugar en el que se encuentran las algas que causan el sabor y olor característico del agua en las últimas semanas. Actualmente, el agua se está extrayendo de la segunda toma, que posee más profundidad y ofrece un agua “más limpio, claro y de mejor calidad”.

Los análisis de la Confederación Hidrográfica del Duero realizados recientemente insisten en que “el problema del agua es por las algas”, sin añadir ninguna otra particularidad en los análisis, y por tanto siguen manteniendo el origen del problema. Sin embargo, la confederación no es la encargada de garantizar la potabilidad del agua, ya que esa es tarea del Ayuntamiento de Segovia mediante análisis diarios.

El agua consumido últimamente estaba mezclado no solamente del embalse de puente Alta (Revenga), sino de los acuíferos de Madrona durante los tres últimos días. Durante el día de hoy, la mezcla es procedente únicamente del embalse de Puente Alta en un 80%, porcentaje que se irá disminuyendo paulatinamente, mientras se aumenta la cantidad de agua del pantano.