La aprobación del reglamento por parte de la consejería de Agricultura y Ganadería es el paso previo a la solicitud del registro de la marca de garantía ante la Oficina Española de Patentes y Marcas. Abarcará la producción de 15 municipios de Segovia y 15 de Valladolid.

La zona de producción del ajo amparado por la Marca de Garantía ‘Ajo de Vallelado’ ha sido definida basándose en su implantación histórica y actual “y comprobando que permite el cultivo en condiciones óptimas y que se aseguran las características diferenciales del ajo de Vallelado” según publica la Junta de Castilla y León.

El área delimitada por la marca de garantía abarca los términos municipales de Segovia y Valladolid cuya superficie se encuentra incluida en la zona de producción amparada por la enseña. En la provincia de Segovia se incluyen los municipios de Villaverde de Íscar, Fuente el Olmo de Íscar, Samboal, Fresneda de Cuéllar, Chañe, Remondo, Mata de Cuéllar, Vallelado, San Cristóbal de Cuéllar, Cuéllar, Frumales, Olombrada, Membibre de la Hoz, Aldeasoña y Fuentesaúco de Fuentidueña. Por su parte, Valladolid abarca los términos de Portillo, Megeces, Cogeces de Íscar, Pedrajas de San Esteban, Íscar, Camporredondo, San Miguel del Arroyo, Montemayor de Pililla, Cogeces del Monte, Torrescárcela, Viloria, Langayo, Campaspero, Bahabón, Torre de Peñafiel, Fompedraza y Canalejas de Peñafiel.

Las plantaciones aptas para la producción de ajo amparado por la Marca de Garantía deberán encontrarse dentro de la zona de producción y dentro de ésta se descartarán todas aquellas parcelas cuya textura sea arenosa. Además, con el objetivo de romper el ciclo de algunas enfermedades y parásitos del ajo, el cultivo anterior deberá ser cereal -excepto maíz-, leguminosa o barbecho.

La Asociación para la Promoción del Ajo de Vallelado será la encargada de poner en marcha esta nueva figura de calidad y de hacerla funcionar en base al reglamento que ha sido aprobado por la Consejería de Agricultura y Ganadería.

España, con una media anual de 15.000 hectáreas dedicadas a la siembra del ajo y una producción media de 145.000 toneladas, es el principal país productor de esta hortaliza en la Unión Europea, con más del 50 % del total de la producción.

Castilla y León, con 470 productores dedicados a este cultivo y 1.350 hectáreas anuales, cuenta con una producción media de 14.000 toneladas, lo que la sitúa como la tercera comunidad productora de ajo de España. Además, tiene un rendimiento superior a la media nacional: 9.500 kilos por hectárea, frente a los 9.000 del resto del territorio nacional.