Ha pasado ya una hora y media tras el cierre de los colegios electorales y según fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla y León y la Subdelegación del Gobierno en Segovia, las únicas incidencias que han ocurrido en nuestra provincia han sido la retirada de una pancarta y varios pasquines que invitaban a la abstención en Campo de Cuéllar. Por otro lado, en Navas de Riofrío, la presidenta de una mesa electoral, ante la imposibilidad de que una electora que iba en silla de ruedas pudiera acceder al recinto, decidió salir con la urna a la calle para que la señora pudiera ejercer su derecho constitucional. En el colegio Eresma, una señora de 83 años ha intentado votar tres veces. Esta manana había llegado a las 9:30 horas con la fotocopia de DNI y no pudo votar. Volvió a las 14 horas con la tarjeta de la SS y tampoco le fue permitido. Finalmente, sobre las 18:30  horas apareció con su DNI original. Se reía y decía q estaba harta de subir y bajar escaleras, ya que vive en un cuarto piso. Pero nos ha dicho que por nada del mundo iba a dejar de votar. Una pareja de novios fueron los primeros en votar en el municipio segoviano de Fuentidueña, donde horas antes se había celebrado su boda. Además, el responsable de casar a la pareja fue precisamente el padre de ella, el alcalde de la localidad.

En Salamanca, un hombre intentó votar por su mujer en un colegio electoral y tras una larga discusión, el hombre fue convencido para que desistiera por los vocales y el presidente de mesa.

Una de las incidencias reseñables de nuestra comunidad ha ocurrido en Burgos a primera hora, cuando el vocal de una mesa se equivocó de colegio electoral y tuvo que ser trasladado al que le correspondía en un coche oficial de la Junta de Castilla y León. Un retraso que provocó que todas las mesas de la comunidad quedasen oficialmente constituidas a las 9:42 horas.

En un colegio electoral de Palencia, las puertas aparecieron selladas con silicona, aunque este hecho no ha impedido que la votación comenzara a la hora fijada para ello.

En Villadangos del Páramo, provincia de León, una persona sufrió un infarto en el momento de ir a votar y fue trasladada en helicóptero al hospital de León. Actualmente se encuentra hospitalizado en estado grave. Y en otro colegio de la capital leonesa, la votación tuvo que ser interrumpida durante 35 minutos, ya que faltaban papeletas de una candidatura, por consiguiente, este colegio cerrará sus puertas a las 20:35, en vez de a las 20:00 horas.

En la localidad zamorana de  Molezuelas de la Carballeda, hubo que reponer papeletas. El Ayuntamiento de esta localidad comunicó ayer al mediodía que habían perdido las que les habían asignado, por lo que esa misma tarde se enviaron unas nuevas. También en Zamora, el colegio Jacinto Benavente, abrió con 20 minutos de retraso, ya que por equivocación, se había mandado a casa a uno de los integrantes de la mesa y la policía tuvo que ir a buscarlo.

Otra de las anécdotas ocurridas en nuestra comunidad ha sido protagonizada por un hombre de Soria, quien ha renunciado a la remuneración que le correspondía por ser vocal de mesa electoral, ya que consideraba que esa labor formaba parte de su deber de ciudadano.

En la localidad vallisoletana de Tordesillas, una persona en estado grave ha solicitado a la administración un servicio de traslado para poder ir a votar a un colegio electoral, ya que ejercer este derecho era lo último que quería hacer, si le ocurría algo. En Valladolid capital, un elector presentó una reclamación porque se le impidió votar con una fotocopia del D.N.I.