Las familias de los sectores más vulnerables y desfavorecidos de la población: marginados, minorías étnicas y población inmigrantes (principalmente marroquíes) así como afectados por las crisis han sido los colectivos que mayores solicitudes han presentado en la campaña del Consistorio.

Dividida en dos fases, en los meses de noviembre y diciembre, la campaña ha concedido 357 ayudas en total o lo que es lo mismo, 1.341 personas han recibido lotes individuales de 18 kg, valorados en 25 euros cada uno.

En la primera fase se admitían 336 solicitudes, las mismas que en la segunda a las que se añadían 21 solicitudes nuevas, lo que supone que 55 personas más hayan recibido los alimentos en diciembre respecto a noviembre.

En total se han repartido 47 toneladas de alimentos, entre arroz blanco, pasta, harina, cereales de desayuno, galletas, leche UHT y leche en polvo, batidos de chocolote, natillas, bebidas pasteurizadas de zumo de fruta y leche, queso en porciones, queso parafinado y azúcar. El importe de los alimentos repartidos supera los 65.000 euros.

La Unión Europea ponía en marcha el Plan de Distribución Gratuita de Alimentos en 1987. Cuando la agricultura de la UE producía más de lo que la población podía consumir, la donación de los excedentes a los necesitados era una solución obvia. Los excedentes se vienen dando a instituciones caritativas y sociales que los distribuyen en cada país de la UE, en el caso de Segovia a Cruz Roja que ha su vez ha contado con la ayuda del Ayuntamiento para poder hacer efectivo el reparto. Desde mediados de los años 90, la reducción de los excedentes agrícolas se suple con alimentos adquiridos en el mercado.