Centenares de personas participaron en los actos centrales de la XII Feria del Chorizo de Cantimpalos, con la que se pretende ensalzar este producto gastronómico que ha dado fama a la localidad y que hace tres años logró la Indicación Geográfica Protegida (IGP).

Numerosos visitantes llenaron las calles del municipio dentro de un ambiente festivo, en un día en el que la lluvia no hizo acto de presencia, a pesar de las previsiones. Todos ellos pudieron degustar el conocido embutido.

Uno de los actos centrales de la feria fue la degustación de más de mil raciones de chorizo guisado con vino y con garbanzos, por cortesía del Ayuntamiento, de los industriales del municipio y de la asociación de cocineros de Segovia.

Los participantes formaron largas colas para degustar el famoso chorizo cantimpalense, que los cocineros prepararon con legumbres de la cercana localidad de Villovela de Pirón. Para su preparación se utilizaron 55 kilos de garbanzos y 150 de chorizo de Cantimpalos, según los datos de la Asociación de Cocineros, que prepararon los platos.

Una edición más se desarrolló el tradicional concurso de recetas con chorizo en el que compitieron nueve fórmulas caseras presentadas por aficionados de las provincias de Segovia, Madrid y Valladolid. Este año la ganadora fue Pilar Merlo, de la localidad vallisoletana de Pedrajas de San Esteban, que presentó el plato ‘Croqueta de chorizo de Cantimpalos empedrada de piñón’. Por esta receta recibió su peso, 80 kilogramos, en cuerdas de chorizo. Para ello se pesó en una báscula industrial situada en el centro de la plaza del pueblo.

La feria se completó con otras actividades como actuaciones musicales, exposiciones y demostraciones de elaboración de embutidos.