La Dirección General de Tráfico (DGT) suprimirá 5.800 postes SOS que hay ubicados en las carreteras españolas, como medida de racionalización del gasto del departamento que dirige Pere Navarro. Esta fue una de las medidas que se adoptó hoy en Soria durante la convención de directivos que se celebra en el Parador Antonio Machado de la ciudad.

La medida, que se llevará a cabo de manera paulatina en los próximos tres años, afectará a todos los postes de emergencia, excepto a aquellos ubicados en zonas con escasa cobertura de teléfono móvil y en los túneles, con el fin de ahorrar, dijo, Navarro, 2,5 millones de euros anuales.

El director de la DGT señaló que estos postes SOS se colocaron en la década de los años 80 para atender las incidencias en la carretera y prestaron, en su momento, “un gran servicio”. Sin embargo, con la aparición de los teléfonos móviles su uso ha bajado “de forma exponencial”. En concreto, desde el año 2000 al 2009, la utilización de los postes se redujo en un 80 por ciento, y si a principio de esta década se registraron 53.000 asistencias, el pasado año la cifra no superó las 11.000. “Estos postes hay que mantenerlos durante los 365 años y nos obliga tener operadores permanentes. Todo el mundo tiene teléfono móvil y ahora la gente no los utiliza”, argumentó Navarro.

Los postes SOS serán llevados a una planta de tratamiento, manteniendo el cableado con el fin “de que en un futuro próximo puedan ser utilizados para comunicar la tecnología de los vehículos y la de las carreteras”.