La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, puso hoy el nuevo camino de San Frutos de Segovia como “buen ejemplo” de la convergencia de la actividad agraria con la dinamización de actividades económicas que generan riqueza y ayudan a retener o recuperar población como el turismo. “Para ello recuperamos y adecentamos caminos que tienen un uso por parte de agricultores y ganaderos, y además desarrollamos también actuaciones que están ligadas a la diversificación de actividades económicas en el medio rural”, destacó.

“Estos caminos sirven para toda la actividad agraria pero también para un recurso de carácter turístico que genera riqueza económica”, valoró la consejera durante la presentación del nuevo trazado de San Frutos, que une la capital de la provincia con la ermita de su patrón, San Frutos, en pleno Parque Natural de las Hoces del Río Duratón.

El trazado que se puso en marcha el año pasado, “a pie de monte de la sierra”, y el que se acaba de inaugurar coinciden desde la catedral de Segovia hasta Pelayos del Arroyo, y justo en esa bifurcación se celebraba hoy un acto de presentación que contó con la asistencia del presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, como institución impulsora de esta actuación junto con la Consejería de Agricultura y Ganadería; además de la subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz; el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar; la viceconsejera de Desarrollo Rural, María Jesús Pascual; y la mayoría de los alcaldes de los pueblos por los que discurre el itinerario.

Clemente valoró de manera especial que este camino enlace precisamente los 29 municipios del nordeste de Segovia por tratarse de la zona más despoblada de la provincia, ya que entiende que permite “procurar un futuro más próspero” a localidades “que no tienen actividades importantes en las que concentrar el empleo”. Además, destacó que se ha podido llevar a cabo con una inversión ajustada”, 82.000 euros entre la Junta y la Diputación, “poco más de 1.000 por kilómetro”, ya que son 77 en total.

“Tenemos que seguir trabajando en iniciativas como ésta, y colaborando con la Diputación, que permite aprovechar los recursos de una manera más eficiente en un momento en el que las inversiones, como saben, son muy pequeñas y no podemos destinar un gran volumen de recursos”, reconoció Clemente, quien aprovechó para recordar que en los últimos seis años, de 2007 a 2013, se han invertido casi 20 millones de euros en unos 512 kilómetros de caminos e infraestructuras de la provincia ligadas a concentraciones parcelarias, “la distancia que hay entre Segovia y Alicante”.

 

Dos rutas hasta la ermita del patrón

El presidente de la Diputación, por su parte, recordó que fue el año pasado por estas mismas fechas cuando se puso en funcionamiento el camino de San Frutos, “a pie de monte de la sierra hasta la ermita”, mientras que desde hace unos días ya está listo este otro itinerario “distinto al anterior, que va por la zona que de Caballar y Sebúlcor para terminar en la localidad de Carrascal del Río, donde está la ermita”.

Este segundo trazado aprovecha la señalización del anterior hasta su bifurcación y, a partir de ahí, ya cuenta con la reciente instalación de un cartel en Segovia, siete mesas de madera con placa serigrafiada y 38 mojones en hormigón prefabricado, de modo que en cada municipio de paso se ofrece información sobre sus características y los alojamientos de turismo rural y puntos gastronómicos. En concreto, Consejería y Diputación han llevado a cabo labores de desbrozado y mejora a lo largo de 22,6 kilómetros de este nuevo camino, además de la construcción de dos pasos de personas de tipo ‘canadiense’, incluyendo las puertas para paso de vehículos. En total, entre el trazado del año pasado y el nuevo, se han construido doce pasos de personas e instalado carteles informativos en Segovia, Pedraza y Villar de Sobrepeña, así como 17 señales de madera y 65 mojones informativos.

Una vez terminado y en funcionamiento todo el camino, Vázquez avanzó que la labor de promoción correrá a cuenta del Patronato de Turismo de Segovia, tanto a través de folletos informativos como con su presentación en las próximas ediciones de las ferias Intur y Fitur.

Los dos trazados comienzan en la catedral de Segovia y discurren por Zamarramala, La Lastrilla, Tizneros, Torrecaballeros, Basardilla, Santo Domingo de Pirón, Sotosalbos y Pelayos del Arroyo, punto donde se separan. A partir de aquí, el nuevo trazado, visitado hoy, continúa por Tenzuela (Pelayos del Arroyo), Carrascal de la Cuesta (Turégano), Caballar, Muñoveros, Puebla de Pedraza, Cabezuela y Cantalejo, para concluir en Sebúlcor, donde enlaza con San Miguel de Neguera y de nuevo con el primer trazado en Villaseca, para llegar ya a la ermita de San Frutos, en la localidad de Carrascal del Río.