Placas de ‘Prohibido no tocar’ coronan los paneles repartidos por la oficina de BBVA de la calle Gobernador Fernández Jiménez de Segovia, que acoge desde el pasado 4 de septiembre una selección de medios de pago en relieve y útiles históricos bancarios que ha atraído la atención de más de 21.000 personas entre las trece ciudades que ya ha visitado desde marzo de este año.

La capital del Acueducto es su décimo cuarta escala y precisamente este monumento es uno de los principales atractivos de la muestra, ya que un pequeño mueble permite al visitante reproducir, con la ayuda de un lapicero, el dibujo de una moneda de la ceca de Segovia (de los tiempos de Felipe II) que lo lleva en su estampado, y que también puede contemplarse en una original y en una réplica en relieve de gran tamaño.

Jesús María Martín, director de Zona de BBVA; Víctor Arroyo, director del Archivo Histórico de esta entidad; Claudio Congosto, director provincial de la ONCE, y Claudia de Santos, teniente alcalde y concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, protagonizaron hoy el acto de inauguración oficial de esta muestra que permanecerá en la ciudad hasta el próximo 25 de septiembre. De lunes a viernes, de 9 a 14.00 horas, videntes y ciegos pueden disfrutar prácticamente por igual de ‘Medios de pago en relieve y útiles históricos bancarios’. BBVA utiliza así algunas de sus oficinas como espacios expositivos para mostrar a la sociedad parte de su patrimonio histórico documental, perteneciente al Archivo Histórico de la entidad, una colección que en total recorrerá 22 ciudades de Galicia, Castilla y León y Asturias.

La muestra tiene como reto conseguir que los billetes y las monedas sean ‘visibles’ para las personas ciegas y en la que se puede comprobar la evolución de los medios de pago. Incluye 10 reproducciones de monedas de entre 40 y 60 centímetros de diámetro, desde una celtíbera de los siglos III-II antes de Cristo hasta otra emitida en 1822, en tiempos de Fernando VII, como exponentes de este proceso.

También se puede contemplar una evolución de los documentos de pago, como talonarios de los siglos XIX y XX, cheques de viaje, letras de cambio; y el progreso en los útiles bancarios y en objetos singulares, como la primera maquinaria utilizada en España para estampar tarjetas bancarias, calculadoras, tampones, balanzas de pesar metales, etc.

“Creamos una exposición para ciegos y para videntes. Es decir, una exposición normalizada: al igual que en la sociedad convivimos ciegos y videntes, esta muestra es plural, y por tanto para ciegos y para videntes. Este es el reto que nos hemos propuesto tras el éxito de acogida del año pasado”, destacó Víctor Arroyo, director del Archivo Histórico de BBVA. “De forma gráfica, las personas ciegas pueden leer con el tacto, y de forma interactiva también los videntes podrán experimentar esta lectura por el tacto poniéndose en el lugar del otro. Todo ello con la intención de participar en la creación de un futuro mejor para las personas. Éste es el motor que nos anima en esta exposición que presentamos y que queremos poner al servicio de la totalidad de la sociedad, sin exclusiones”, añadió Jesús María Martín, director de zona de esta entidad.

La concejala Claudia de Santos, por su parte, destacó el “orgullo” de ver el Acueducto como parte destacada de la muestra, ya que su presencia en históricas monedas como las expuestas “ha contribuido a que sea uno de los monumentos más conocidos de Europa”.

Por último, el director de la ONCE en Segovia, Claudio Congosto, agradeció la iniciativa de BBVA, “una entidad para la que los números deben ser lo más importante y que sin embargo demuestra haber pensado también en las personas invidentes”.