El presidente del PP, Mariano Rajoy, marcó hoy como objetivos para las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2011 el control del déficit y la deuda, para lo que exigió un “esfuerzo” a los gobiernos regionales y ayuntamientos, y la creación de empleo ante la “inaceptable” situación de una tasa de paro del 20 por ciento y de un 40 por ciento de jóvenes sin acceso a un trabajo.

Rajoy presentó, en la clausura del IV encuentro de presidentes provinciales del PP, que les reunió durante dos días en Segovia, el programa marco para las próximas elecciones de mayo de 2011, que tiene como “hilo conductor” el control del gasto público por parte de todas las administraciones. “Hay que apretarse el cinturón y hacer más con menos”, pidió el líder popular a sus candidatos y gobernantes.

Aunque subrayó que el Gobierno de Zapatero es quien ha generado la mayor parte de la deuda y es una “parte del problema” que vive España, Rajoy exigió a los presidentes de comunidades y alcaldes populares, y a los que aspiran a los mismos cargos en mayo de 2011, que hagan un “esfuerzo” porque es el momento de “hacer más con menos”. “Es de sentido común que uno no puede gastar lo que no tiene, sea una familia o una administración”, aseveró.

Sentado el objetivo global sobre la obligación de los gobernantes de controlar el gasto público, el presidente del PP marcó cinco objetivos: la lucha contra la crisis económica y desempleo, la mejora del funcionamiento de las administraciones públicas, la transparencia y rigor en el ejercicio de los cargos públicos, la calidad de vida de los ciudadanos y el buen funcionamiento de los servicios públicos.

Rajoy defendió que las políticas del PP crearán empleo como lo hicieron en la etapa entre 1996-2004, donde recordó que cuando llegaron al Gobierno la tasa de paro era del 22 por ciento y al salir, del diez por ciento y ahora vuelve al 20 por ciento, de lo que acusó a un Ejecutivo que gobierna de manera “atropellada, sin orden ni concierto y en la que los ciudadanos se preguntan cuándo vendrá un nuevo recorte de derechos sociales”.

“No nos vamos a resignar, el objetivo cuando lleguemos al Gobierno es crear empleo”, proclamó Rajoy, quien afirmó que “gobernar no es presentar un montón de planes y sacar conejos de la chistera”, como cree que actúa el presidente Rodríguez Zapatero, al que acusó, en la única critica que le lanzó durante su intervención, de haber puesto en práctica un “programa oculto y palmario”, en referencia a que hace todo lo contrario de lo que prometió, que fue crear empleo, garantizar derechos sociales y acuerdos con los sindicatos.

“Hay que preocuparse por tener un programa electoral serio y cumplirlo”, subrayó, de lo que acusó al presidente del Gobierno por hacer lo contrario, al tiempo que expresó su confianza en los españoles, afirmó que el PP está “bien posicionado” ante las próximas elecciones y pidió el voto a quienes quieren un cambio. “El reto es explicar a los españoles” la propuesta de los populares ante un Gobierno que “no ha estado a la altura de las circunstancias ” y no “ha resuelto los problemas”.