El presidente de la Confederación Española de Sindicatos Independientes de Cajas de Ahorros, CSICA, considera que la posible unión de Caja Segovia, Caja de Ávila y Caja Burgos no será suficiente para que las entidades afronten el panorama: “Existen exploraciones. Caja de Burgos es consciente de que continuar en solitario no tiene ningún sentido. Si fuera de la Comunidad no puede porque la Junta se lo impide, pues tendrá que mirar dentro. Sin embargo, Caja de Ávila, de Burgos y de Segovia no dejan de ser tres cajas que juntándose van a representar la mitad que Caja España y Caja Duero. No es un proceso que tenga mucha viabilidad de futuro, pero bueno, están hablando”, apunta Torquemada en una entrevista a agencia ICal, en la que asegura que, quizá, éste sea el paso de otra fusión, en un futuro.

Preguntado sobre los actuales procesos de fusión, el presidente de CSICA asegura: “Éramos conscientes de que esto tenía que ocurrir. La crisis del sector financiero unido al problema del sector inmobiliario ha creado un problema de liquidez en las entidades. Había que aprovechar el momento, hacer de la necesidad virtud y reordenar el sector. No tenía mucho sentido que el sistema de cajas de ahorro siguiera teniendo cuarentaitantas cajas. Pero habría que hacerlo de manera ordenada, pacífica, buscando la eficiencia, y no desde los criterios políticos que muchas veces se dan. Esa es la cuestión y ese es el problema”. A su parecer, estos procesos deberían “dejar de ser políticos”.

El presidente de CSICA concluye: En todo el país, en estos procesos, «miramos más el interés personal de algunos, que tener una visión global de lo que se tiene entre manos. Cuestionar una fusión por dónde va a estar la sede, quién va a ser el presidente o el director….. el reparto de poder se hará después y ya veremos. Primero es si hace falta esta fusión, si es bueno y es viable y si hace que esta Comunidad pueda tener una caja fuerte que siga prestando servicio y que los empleados de las cajas tengan un proyecto de futuro, estable, sin sobresaltos. Sí, pues acometámoslo. El tema de las presidencias, es un tema que vendrá después. Los máximos responsables de las cajas deberían pensarlo».

Su mapa ideal de la Comunidad hubiera estado dibujado por dos cajas grandes, cada una de ellas contaría con las entidades más grandes: Caja España y Caja Duero. Este plan no será realidad y, por ello, Torquemada no descarta que, en un futuro, cuando los Gobiernos autonomicos lo permitan, haya que buscar fusiones en otras comunidades. A este parecer, y según sus declaraciones, se conseguirían menos costes sociales y un menor cierre de oficinas que, al gozar de proximidad las cajas, se produce.

En Caja Segovia, las conversaciones se están produciendo aunque poco trasciende de ellas. El panorama posible, según numerosas voces hechas públicas, señala que efectivamente Caja Segovia podría unirse con Caja de Ávila y, tras la salida de Caja Burgos, conseguir una fusión de las tres entidades. La entidad segoviana es una de las opciones que baraja, aunque tampoco descarta estudiar otras posibilidades. La realidad, es que, como ya se ha hecho público, el Consejo de Administración ha dado luz verde a continuar con las conversaciones.