Cerca de un millar y medio de sifones se gastaron en la tradicional ‘Sifonada’ que celebran los vecinos de la localidad segoviana de Cabezuela para poner fin a sus fiestas patronales en honor al Cristo del Humilladero y que han tenido lugar del 11 al 15 de septiembre.

Organizada por las peñas de la localidad con la colaboración del Ayuntamiento, la Sifonada forma parte de la programación festiva y consiste en una lucha entre los peñistas usando como armas los sifones, con los que se recuerda también el pasado industrial del municipio en el que se fabricaban bebidas gaseosas.

La lucha a base del lanzamiento de agua de ‘seltz’ tuvo lugar en la plaza Mayor de la localidad y con ella se puso fin a un calendario festivo que comenzó el fin de semana anterior. La ‘Sifonada’ estuvo amenizada por una charanga, y arrancó una vez que el alcalde de la localidad, Antonio Sánchez, dio el aviso de comienzo. Las agradables temperaturas registradas favorecieron la participación de personas, que acabaron empapadas.

Previamente a la ‘Sifonada’ se desarrolló la habitual caldereta a base de carne de vacuno y patatas en la que participa todo el pueblo. Y anteriormente se celebró el segundo y último encierro campestre en el que se corrieron varias reses con la ayuda de numerosos caballistas procedentes de toda la comarca. En el anterior, desarrollado el pasado domingo, uno de los novillos escapó del recorrido y tuvo que ser anestesiado para ser trasladado a los corrales.

Las fiestas en honor al Cristo del Humilladero tienen como eje religioso central el 14 de septiembre en que se desarrolla la Misa y procesión con la imagen del patrón, así como una ofrenda de frutos que cuenta con una gran devoción por parte de los vecinos. Una Cofradía es la encargada de su organización.