Las oficinas de Empleo de Castilla y León contabilizaron un total de 191.651 parados en enero de 2010, lo que supone un crecimiento del 5,29 por ciento (9.621 más) respecto a los contabilizados en diciembre, frente a una subida nacional del 3,18 por ciento, hasta los 4,04 millones de desempleados. Asimismo y según las cifras manejadas por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, el número de desempleados se elevó en Castilla y León un 18,67 por ciento (30.158 más) en relación a enero de 2009, por debajo del 21,6 por ciento de subida en el conjunto de las autonomías.

En lo que respecta a Segovia, la tasa de paro se situó en el 9,88 por ciento a final de 2009 en la provincia de acuerdo a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al cuarto trimestre de 2009. De esta forma, el número de parados en la provincia alcanzaba a final de año los 7.500 desempleados, teniendo así la tercera tasa de paro más baja a nivel nacional. En este sentido, en el cierre de este primer mes de 2010, Segovia continúa siendo una de las provincias más afectadas por el incremento del número de parados, con un 5,82 por ciento más de desempleados que en el mes de diciembre y un 25,41 por ciento más que en el primer mes de 2009.

La provincia sumó por tanto, un total de 9.658 personas inscritas en las listas del INEM como demandantes de empleo, 531 más que el mes anterior y 1.957 más que en enero de 2009.

Por provincias, en comparación con enero de 2009, el paro aumentó en todas las provincias castellanoleonesas pero el mayor incremento se produjo en Segovia, donde el paro subió en un 25, 41%, que en total son 1.957 parados más.

A este respecto, Comisiones Obreras de Castilla y León considera que las cifras de paro del primer mes del año 2010 son “nefastas y muy negativas”, por lo que exige el “mantenimiento y mejora” de las prestaciones y ayudas a los desempleados durante 2010.

 

Afiliación a la Seguridad Social

Por otra parte, el número de afiliados a la Seguridad Social en Castilla y León durante el mes de enero de 2010 se situó en los 915.800, lo que supone un descenso del 2,18 por ciento respecto a la cifra registrada en el mismo periodo del ejercicio anterior, con 20.441 afiliados menos, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo e Inmigración. La caída registrada en la Comunidad fue inferior a la media nacional, que alcanzó el 3,50 por ciento en relación a 2009.

Por provincias y en cifras absolutas, Valladolid contó en enero con el mayor número medio de afiliados a la Seguridad Social, con 207.229, seguida por León, 165.561, Burgos, 146.887, Salamanca, 119.214, Palencia, 63.267, Zamora, 61.125, Segovia, 59.831, y Ávila, 54.916.

En términos relativos y en la comparación interanual, el número de afiliados descendió más en León, 2,95 por ciento, Ávila, 2,86 por ciento, Palencia, 2,6 por ciento, Burgos, 2,37 por ciento, Segovia, 2,18 por ciento, y Valladolid, 2,07 por ciento. Asimismo, diminuyó un 1,61 por ciento en Salamanca, un 0,91 por ciento en Zamora, y un 0,83 por ciento en Soria.

Por último y en relación a diciembre, el número medio de afiliados a la Seguridad Social, bajó un 2,32 por ciento en Ávila, un 2,31 por ciento en Zamora, un 1,96 por ciento en León, un 1,88 por ciento en Salamanca, un 1,86 por ciento en Palencia, un 1,73 por ciento en Soria, un 1,72 por ciento en Valladolid, un 1,69 por ciento en Segovia, y un 1,56 por ciento en Burgos.