¿Tienes ya el carné de conducir? ¿Cuánto tiempo tardaste en sacarlo? ¿Aprobaste a la primera?. Si se comparan precios entre las autoescuelas de una misma ciudad, los usuarios pueden conseguir descuentos, ventajas y ahorros en muchos de los casos. Así se desprende de un estudio de FACUA sobre los precios de 317 autoescuelas en treinta y cinco ciudades de todas las comunidades autónomas.

El precio del carné en el centro más caro y en el más barato aprobando a la primera llega a variar hasta en 489,40 euros dentro de la ciudad con mayores diferencias de precios entre autoescuelas, Santander.

A Coruña, Granada y Madrid son las ciudades más económicas para obtener el permiso, de las cuales las dos primeras repiten los puestos de los cinco últimos años. Por el contrario, las más caras son Logroño, Zaragoza y Murcia.

 

Alumno A

El estudio revela que el permiso de conducir B cuesta 835,09 euros de media. Para ello, se toma como supuesto a un usuario (alumno A) que recibe un mes de clases teóricas, da veinte clases prácticas y aprueba a la primera, tanto el examen teórico como el práctico, sin que necesite renovar su expediente, lo que le da derecho a tres convocatorias.

El precio medio nacional para el alumno A ha bajado un 1,9% respecto al año pasado, cuando la cifra se situaba en 850,95 euros.

La diferencia de precios que existe entre la ciudad más cara (de media) y la más barata para el alumno A es muy elevada. La ciudad más económica es, un año más, A Coruña, donde entre las diez autoescuelas encuestadas el precio supone una media de 522,72 euros. En el extremo opuesto se sitúa Logroño, donde en las diez autoescuelas que han facilitado sus precios por teléfono hay que abonar una media de 1.238,34 euros. La disparidad de precios entre estas dos ciudades alcanza los 715,62 euros (nada menos que un 137%).

De las 317 autoescuelas que han ofrecido sus precios por teléfono, según esta encuesta la más barata para el alumno A se encuentra en Santander, donde el coste del carné es de 447,00 euros, mientras que la más cara es una de Zaragoza, tres veces más elevada, 1.424,49 euros. La diferencia entre ambos centros alcanza los 977,49 euros (un 204,9%).

 

Alumno B

El informe contempla un segundo supuesto. Se trata del usuario (al que llamaremos alumno B) que recibe un mes de clases teóricas, aprueba a la primera y, sin embargo, suspende en dos ocasiones el examen práctico, aprobando éste a la tercera. Ello supone dar quince clases prácticas más que el alumno A, lo que hace un total de treinta y cinco y, además, dado que ha agotado las tres convocatorias iniciales, se ve obligado a renovar expediente, lo que encarece aún más el precio del carné.

Para este alumno B, el precio medio del permiso de conducir sería de 1.452,03 euros para las treinta y cinco ciudades analizadas este año. Esto supone 616,94 euros más (un 73,9%) más que si aprobase a la primera.

Para este alumno, la ciudad más barata es A Coruña, con un precio medio de 938,25 euros, frente a los 2.049,38 euros que debería abonar en Zaragoza. La diferencia llega a ser de 1.111,13 euros (un 118,4%).

La autoescuela más barata para el alumno B está en Granada, donde en una de las encuestadas tendría que pagar 680,85 euros para obtener el permiso. Por el contrario, en Zaragoza está el centro más caro de todos los encuestados, donde el coste sería de 2.315,38 euros, un 240% más (más del triple, con una diferencia de 1.634,53 euros).

 

 

¿Por qué elegimos una autoescuela y no otra?

A la hora de escoger una autoescuela, el usuario baraja principalmente dos aspectos: la proximidad geográfica y los precios, especialmente el de las clases prácticas. Sin embargo, la mayoría de los centros encuestados son poco claros en sus tarifas, e incluso hay ciudades donde la mayoría de las empresas se niega a dar información por teléfono, algo que dificulta mucho la comparación de precios para el usuario.

Antes de elegir una autoescuela, lo recomendable es preguntar los precios y compararlos, es decir, sumar todas las cantidades que deben pagarse hasta la obtención del carné, ya que normalmente, la que no cobra matrícula es porque tiene la formación teórica más cara, o la que cobra los materiales más baratos pide más dinero por las clases prácticas, por ejemplo.

No hay que guiarse por un único parámetro, deben sumarse todas las cantidades para encontrar realmente la autoescuela más barata y no caer en engaños a la hora de pagar. FACUA recomienda a los usuarios que pregunten expresamente si los precios que facilitan llevan incluido el IVA así como las tasas de tráfico y gastos de gestión, porque muchas omiten algunos datos o pasan por alto el coste del material didáctico o de cada uno de los exámenes que se realicen.

También es recomendable verificar si el personal que imparte la formación teórica está debidamente cualificado. Para ello debe contar con el correspondiente distintivo de profesor adscrito a esa autoescuela así como con la autorización de ejercicio expedida por la Jefatura Provincial de Tráfico de la provincia en la que se encuentre ubicado el centro.

 

Clases prácticas

La duración media de las clases prácticas es de cuarenta y cinco minutos. Así lo refleja el informe, ya que este intervalo es el que ofrecen la mayoría de las autoescuelas, aunque también pueden oscilar entre los 40 y 80 minutos.

La media nacional se sitúa en 25,55 euros por cuarenta y cinco minutos al volante en las treinta y cinco ciudades analizadas, aunque se registran puntas de 12,43 euros de media en A Coruña y de 33,54 euros en Zaragoza. Entre una y otra existe una diferencia de 21,11 euros, el 170% por una clase de características muy similares.

Algunas ofertan lotes o bonos como forma de descuento, en los que suelen incluir el precio de la matrícula y un número aparejado de prácticas, que suele oscilar entre una e indefinidas pero en un tiempo concreto de tres meses. Se trata de una forma de abaratar el precio final, siempre y cuando seamos conscientes de si vamos a necesitar todas las clases que nos ofrecen o, por el contrario, podríamos dar menos, ya que esta opción obliga al alumno a contratar un número de clases por adelantado antes de empezar a recibirlas y que siempre es recomendable consultar si existe la posibilidad de devolución del importe de las clases no consumidas si durante el transcurso se decide no recibir más.

También hay autoescuelas que cobran la asistencia del profesor al examen al precio de una clase práctica o fijan una tarifa especial para la clase de examen.