Si el ciclismo está ligado al nombre de Perico Delgado, también lo está la Carrera del Pavo, una modalidad entre deportiva y lúdica que se encuentra ya consolidada y enraizada en la Navidad Segovia.

Este año además se cumple un aniversario especial, pues son 75 años desde que se puso en marcha esta singular carrera de bicicletas con cadenas que se disputa cada 25 de diciembre por la mañana en las inmediaciones del Acueducto.

Su denominación responde al premio que se entrega al ganador, y su celebración ha experimentado algunos cambios a lo largo de este tiempo, hasta el punto de que existen dos modalidades. Además se ha modificado la forma en que se entregan los premios y su popularidad ha hecho que ya se celebre en otras ciudades españolas.

Se trata de una prueba ciclista que se disputa con bicicletas sin cadena, de modo que los participantes se dejan caer subidos en su bicicleta desde lo alto de una cuesta, junto al Acueducto, y con el impuso deben recorrer la mayor distancia posible. La Carrera del Pavo se ha desarrollado de forma ininterrumpida desde el año 1.935. La organización de esta singular prueba ciclista corre a cargo del Club Ciclista 53×13 y el patrocinador principal es el Ayuntamiento de Segovia, a través del Instituto Municipal de Deportes. Este año

Este año la prueba dará comienzo a las 11.30 horas y se podrán realizar las inscripciones en el Centro de Recepción de Visitantes, en la Plaza del Azoguejo a partir de las 10.15 horas. El recorrido parte de la Plaza de Díaz Sanz y desde ahí pasan por las calles Teodosio El Grande, bajan a la Plaza del Azoguejo y comienzan la subida por la calle Cervantes, Obispo Gandásegui, Conde Gazzola di Loretto, y Plaza del Seminario, para recorrer un total de 580 metros.

Como su nombre indica, el ganador se lleva un pavo; el segundo clasificado, un pato; y el tercero, un pollo. Además los tres reciben una botella de cava. En todo caso todos los participantes serán obsequiados con una botella de sidra. Este año también, al final de la competición se sorteará entre todos los participantes una bicicleta donada por el Instituto Municipal de Deportes

 

Competición singular

Para el concejal de Deportes, Javier Arranz, “desde sus inicios, sus recorridos y demás, se puede afirmar, que esta veterana carrera se inició como una competición que quería hacer todo lo contrario que ocurre en las carreras: comprobar quien de los ciclistas de la época era el que más distancia recorría sin dar pedales por terreno llano, después de descender una pendiente”. Los primeros recorridos salían de la localidad vecina de La Lastrilla y terminaban en Vía Roma. Pero al cabo del tiempo y gracias al movimiento natural del manillar para mantener el equilibrio encima de la bicicleta, se fue comprobando que además de ayudar a mantener el equilibrio, este movimiento también hacía avanzar la bicicleta. A partir de ahí se fueron aumentando los retos hasta la actualidad, en que la prueba sin perder su origen, se basa en avanzar en una bici sin pedales cuesta arriba.

La carrera desde hace varios años se disputa en dos modalidades: bicis con ‘rueda normal’ y bici con ‘rueda excéntrica’. Esta última permite que con impulsos se pueda avanzar hacia arriba, por lo que se hacen dos competiciones paralelas.

El ganador de la primera edición de 1.935, fue Fidel Aldudo. En el ranking de ganadores, el que más veces se ha llevado el pavo es José Luis Mayo Santa Engracia, que ganó de 1.985 a 1.990 inclusive y de 1.994 a 1.997 también inclusive; en total nueve victorias en la modalidad original y más tradicional, con bicicleta de ‘ruedas normales’. Le siguen en victorias Alberto Fernández Hurtado, vencedor en 1.996 y 1.997 en ‘rueda excéntrica’, y 1.993, 1.998, 2003, 2004, en ‘rueda normal, con un total de seis victorias; las mismas que Alfonso Martín Otones, que ganó en 2000, 2001, 2002, 2005 en ‘rueda excéntrica’, y en 2006 y 2008 en ‘rueda normal’. Completan el podio en el ranking de victorias, con tres y todas en la modalidad con bicicletas con ‘ruedas normales’ Enrique Velasco, ganador en 1.947, 1948 y 1950. Mariano Martín, ganador en 1960, 1961 y 1971. Víctor Arévalo, ganador en 1.976, 1977 y 1.979; y Rubén Tapias Armadas, ganador en 2000, 2007 y 2009. También tienen tres victorias pero en la modalidad de ‘rueda excéntrica’, Pedro Manuel del Villar, ganador en 2003, 2004 y 2006; y Miguel Martín, ganador en 2007, 2008 y 2009.

 

Carácter internacional

Este año ya ha sido historia porque en abril se desplazó a la ciudad del Acueducto la cadena oficial japonesa NHK, bajo la dirección de M. Munakata para el programa ‘Ciudades del Mundo’. Realizó un reportaje sobre la ciudad en el que incluyó la Carrera del Pavo con una bonita historia en el que los protagonistas fueron los protagonistas reales de la carrera. El programa se emitió en Japón el 9 de mayo y recibió muchos comentarios agradables del público al finalizar la emisión.

La prueba también ha estado presente en el Bicycle Film Festival que este año por primera vez se presentó en Barcelona. Por último, la asociación Plaza Mayor, que organiza la Carrera Nocturna, decidió, con motivo del 75 aniversario de la Carrera del Pavo, rendir un homenaje a 23 participantes en la prueba entre 1947 y 1972, especialmente a ocho de los ganadores de esta etapa. También hubo dos menciones especiales, una para la primera vencedora femenina de la carrera, María Antonia Jordán; y otra para la familia Cuesta Albertos, que lleva participando 25 años de manera ininterrumpida.

Este año, dado lo simbólico de la edición número 75, el Club Ciclista 53×13, como organizador, hará un reconocimiento al Ayuntamiento de Segovia y su Instituto Municipal de Deportes, “por su continuado patrocinio de la singular prueba ciclista navideña”. Así mismo se dará público reconocimiento a todos los medios de comunicación segovianos, a través de la Asociación Segoviana de la Prensa Deportiva (ASPD). En ambos casos se les hará entrega de una placa conmemorativa y un humilde obsequio que tiene un uso muy destacado en estas fiestas.